La gran bronca de Iñaki y Luisito en 'El Conquistador'

Iñaki y Luisito en un momento del enfrentamiento, en el episodio 14 de 'El Conquistador del Pacífico'./Etb 2
Iñaki y Luisito en un momento del enfrentamiento, en el episodio 14 de 'El Conquistador del Pacífico'. / Etb 2

El aventurero australiano no asumió la marcha de Eneko y se enfrentó a casi todo su grupo, que lo nominó al duelo final tras el que acabó expulsado

JOSEBA FIESTRAS

Sin Eneko no es lo mismo. El capitán azul se sacrificó por su gente y los Angoso no acaban de superar la pérdida. Además, cada uno lo siente de diferente manera. Mientras Iñaki no se sobrepone -«es una tragedia», opina-, Luisito se viene arriba y defiende el espíritu luchador del colectivo. Nada de depresiones y menos tirar la toalla. Y si para animar a los suyos debe enfrentarse al místico australiano, al mirandés no le tembló el pulso. Con el mal rollo a cuestas, es precisamente Luisito el elegido para protagonizar el juego de inmunidad. Junto a él, Ianire, por los rojos, e Ibai, por los verdes, debían caminar sobre unos postes de madera que el resto del grupo les iba colocando correctamente en el suelo.

Los zancos provocaron roces entre unos y otros. El objetivo era encender tres antorchas que se encontraban en distintas bases de la playa, en pebeteros a bastante altura. Era una prueba totalmente nueva y el estreno fue positivo para los verdes que, una vez más, demostraron su valía llegando los primeros. Los colorados ganaron la 'plata', pero a Seleta no le sentó nada bien el segundo puesto y cargó contra Ianire que, lejos de amedrentarse, respondió firme a su líder. Todo quedó en un malentendido, al contrario que en el conjunto azul en el que no faltan los reproches. Pese a que David Seco les pidió unión –«hay que hacerles ver que somos capaces», arengó-, la formación choca constantemente y era Iñaki el centro de todas las disputas.

El australiano se abrazaba a los árboles, «por la falta de cariño y afecto que hay en este equipo». Y su distanciamiento hizo mella en el grupo que le acusaba de separarse del resto y acercarse a ellos, «solo cuando están las cámaras», denunció Leti San. Pero Iñaki, lejos de amilanarse, cuestionó a Seco delante de sus contrarios. El líder Angoso protestó porque no habían equilibrado el desafio. «En otras ocasiones quitáis jugadores de los otros equipos para igualar y hoy, que era cuando más falta hacía, no lo habéis hecho», reclamó. Y el lamento alteró al de Byron Bay: «Ya vale de quejas, ¿habéis venido al 'Conquis' o a 'Masterchef'?», ironizó. Y la amonestación le valió la condena definitiva de los suyos, algunos de los cuales vieron en ella una estrategia para que los verdes le concedieran así la inmunidad al considerarlo conflictivo.

Pero el privilegio fue para Andoni y la mayoría de las nominaciones, como estaba escrito, recayeron en Iñaki. La asamblea dejó constancia del mal rollo que hay en el grupo. «Deberíais analizar bien vuestra situación porque el mal ambiente no os conducirá a nada bueno», advirtió con tino Julian Iantzi. Observación que cayó en saco roto, a tenor de la bronca que se montó en la reunión. «Eres un peliculero», renegó Luisito muy cabreado. Seco trató de mediar, pero la brecha era ya demasiado grande. El paladín de los Angoso nominó a Gorka para que los dos posibles duelistas fueran fuertes y el de Deba aceptó con agrado el envite.

Los Beda Kayirua intuyeron que sus enemigos llevarían a dos fornidos al reto final y decidieron que su apuesta sería Asier, que contó con el apoyo de Seleta. El combate era duro. Iantzi explicó que los duelistas debían llevar apoyados en el pecho dos troncos que estaban amarrados por unas cadenas. La competición consistía en arrastrar cada uno hacia el lado contrario y ver quién era el más fuerte remolcando al rival hasta coger una antorcha, encenderla y prender con ella un pebetero. Asier destacó desde el principio y ganó la contienda. A Iñaki le tocaba despedirse y lo hizo con clase: «Un solo día de borrasca no empaña toda la aventura», dijo antes de volver a Nueva Gales del Sur.