Aquella gabardina

Aquella gabardina
Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Hay series que están indisociablemente unidas a una etapa de nuestras vidas. Con el paso de los años, seguimos vinculándolas a aquella época en que las descubrimos y nos dieron tiempo de solaz, aun cuando no hayamos tenido oportunidad de revisitarlas posteriormente. Forman parte de un paisaje detenido en nuestra memoria. Me ocurre con 'Colombo', aquella producción de los años setenta que Telecinco recuperó en los noventa para colmar las tardes del fin de semana y que ha vuelto a rescatar Paramount Channel para rellenar una parrilla en la que cada vez tienen más peso las series, especialmente las protagonizadas por detectives como el que nos ocupa. Ahí está 'Padre Brown', sin ir más lejos.

Dos décadas después, me sorprendo regocijándome de nuevo con la sagacidad del adusto investigador de voz desgastada que, pertrechado con su celebérrima gabardina de rebajas, desmonta crímenes aparentemente perfectos con una minuciosidad que contrasta en grado sumo con su aspecto desastrado y aparente despiste. Claro que eso no es sino una pose para que el criminal de turno se confíe y cometa un error fatal. El embaucador acaba siendo embaucado por el sabueso bonachón al que pone rostro Peter Falk en una serie que no es en puridad una serie sino una cadena de películas de hora y media de duración y que acabó disfrutando de doce temporadas divididas entre la emisión original en los setenta y una resurrección a finales de los ochenta y comienzos de los noventa.

Puede que a la generación que ha crecido con las modernas técnicas de investigación empleadas en 'C.S.I.', los procedimientos del infalible Colombo les parezcan propios de la prehistoria, pero yo siempre he sido un adicto al método deductivo que empleaban los protagonistas de las novelas de Agatha Christie o Arthur Conan Doyle, por citar sólo a dos maestros de la novela policíaca. De sus mejores esencias bebe un teniente convertido en uno de los personajes más icónicos de la televisión que hoy vuelve a alimentar nuestras mañanas como tiempo atrás llenó de gozo las tardes de aquellos fines de semana.

 

Fotos

Vídeos