Santiago Abascal 'regala' a 'El Hormiguero' la tercera mejor audiencia de su historia

Santiago Abascal habla con Pablo Motos en 'El Hormiguero'./Antena 3
Santiago Abascal habla con Pablo Motos en 'El Hormiguero'. / Antena 3

El político fue el invitado de Pablo Motos, al que le llevó de regalo unos antiinflamatorios «porque te van a dar cera a saco por traerme», advirtió

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Con amenaza de boicot incluida, 'El Hormiguero' llevó ayer a cabo la que quizá sea la entrevista más polémica de su historia... y más rentable en términos de audiencia. «Me han insultado más esta semana que en los 14 años que llevo haciendo este programa», confesó Pablo Motos al comienzo de la charla. Lo que llamó la atención es que el periodista modificó su frase habitual para dar la bienvenida a sus invitados. El clásico «ha venido a divertirse al Hormiguero…» lo cambió por «hoy está en 'El Hormiguero' Santiago Abascal». Igual esa noche la diversión no importaba tanto.

Sea como sea, el líder de Vox 'regaló' a 'El Hormiguero' cifras de récord al registrar la tercera mejor audiencia de su historia. En total, 4 millones de espectadores quisieron ver a Abascal.

Lo primero que hizo el líder de Vox fue regalar al presentador unos antiinflamatorios, -«porque te van a dar cera a saco», aventuró- y una botella de aceite de oliva. El diálogo comenzó con una pregunta directa: «¿Te sientes fascista». Y Abascal no dudó en negar la mayor. «No, en absoluto. Pero sí estoy muy satisfecho de que los 'progres' se irriten tanto como para intentar atacarnos y demonizarnos. No soy fascista ni facha». Y en cuanto a las amenazas que ha sufrido el programa en las redes sociales, el político comentó que, según él, «se ha pretendido establecer una superioridad moral de la izquierda que da lugar a cosas como que haya presiones tremendas para que yo no venga aquí. Y cuando invitas a Pablo Iglesias no las hay. Y yo nunca he dicho que fuera fascista, pero él sí que presume de comunista».

Sentencias como «el electorado de Vox es el más leal» o «la exhumación de Franco es una excusa para derrocar al Rey Felipe VI» trufaron la conversación, cuyo momento más tenso fue al tratar el tema del aborto. «Estamos en contra de que se haya convertido en una práctica eugenésica y anticonceptiva. Yo creo que no se debe acabar con la vida que se lleva dentro», argumentó el candidato a las próximas elecciones generales. Motos insistió en saber si, si gobernaran ellos, eliminarían la ley de plazos y Abascal acabó admitiendo que sí.

«Tengo pistola en casa. Me saqué la licencia de armas con 23 años porque estábamos amenazados por ETA y quería proteger a mi padre», explicó el político más tarde, asegurando después que «nunca le he quitado el seguro». En cuanto a Cataluña, manifestó sentirse muy preocupado y advirtió que él «ordenaría al Ministerio del Interior que detuviera a Torra». Otro aspecto que se tocó en la entrevista fue el cambio climático. «Si tuviera que donar dinero a Notre-Dame o al Amazonas lo daría al Amazonas porque la obra de Dios es más importante que la obra del hombre», afirmó categórico, confesando después que es católico «pero no un 'capillitas'».

Tras poner un «diez» a la letra que ha escrito para el himno de España Marta Sánchez, el dirigente de Vox aseguró que apenas ha coincidido con Pablo Iglesias, «pero cuando me he encontrado con él ha sido cordial». No opinaba lo mismo de Pedro Sánchez: «Tiene una actitud chulesca y altiva que me parece desagradable. No la he visto en otros salvo en Albert Rivera», manifestó. Y de fichar a algún político de la competencia, Abascal se decantó por el diputado de Ciudadanos Juan Carlos Girauta.