Faltas de respeto y una vasca herida, en 'Maestros de la reforma'

Iratxe se golpeó en dos dedos durante la obra en la barra del restaurante y tuvieron que actuar los enfermeros./
Iratxe se golpeó en dos dedos durante la obra en la barra del restaurante y tuvieron que actuar los enfermeros.

Chano y Raúl fueron los expulsados en un capítulo en el que los gemelos Albert e Iván se enfrentaron a los jueces y la vizcaína Iratxe sufrió una lesión

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Un pueblecito cercano a Madrid, Rascafría, fue el escenario del tercer capítulo de 'Masters de la reforma'. En la prueba de habilidad, cada pareja debía pavimentar un camino con adoquines y solo disponía de media hora para hacerlo. Tenían piedras diferentes, con el fin de que dieran rienda suelta a su imaginación, aunque la fantasía juega a veces malas pasadas. Y si no que se lo digan a Chano y a Raúl, cuyo diseño espantó al jurado, y a Silvia y Maite, que no lo acabaron y también suspendieron. Paco y Jessica fueron los más aplaudidos por el jurado, aunque esta vez los mejores no se convirtieron en capitanes.

Los peores valorados fueron nombrados jefes de cuadrillas de cara a la prueba por equipos, en la que los grupos se enfrentaban a la reforma del restaurante La Isla. Los peones ayudaban con su labor a Arturo y Senia, propietarios del negocio de la Sierra de Guadarrama, del que dependen sus vidas. Y la labor era ardua porque había zonas que no se habían cambiado desde hace más de medio siglo.

A Silvia, Maite, Antonio, Elisa, Naomí, Alex y los vascos Iratxe y José, que se encargaban del interior y vestían de azul, les tocaba reformar el salón, actualizar el suelo y el revestimiento de algunas paredes. Pero además tenían que cambiar la iluminación y modernizar el mobiliario. Chano, Raúl, Albert, Iván, Paco, Jessica, Javier y Jonathan abordaron el cambio exterior de verde, mejorando las zonas ajardinadas, construyendo una zona de columpios, levantando el antiguo suelo de la terraza para sustituirlo por uno de tarima, instalando una valla y modernizando el rótulo de la entrada. La prestigiosa interiorista Estrella Salietti, con más de treinta años de experiencia, asesoró a los participantes. Pero no todos se tomaron las sugerencias de igual manera. Los gemelos Iván y Albert las pasaron canutas en su trabajo y Carolina Castedo, que supervisaba las obras, les llamó la atención varias veces, provocando contestaciones de la pareja. «He visto faltas de respeto muy graves», avisó la jueza. Albert le pidió disculpas, aunque afirmó que él también se había sentido poco respetado. Al final, Pepe Leal y Tomás Alía tomaron la palabra para defender a su compañera y dejar claro que ellos eran el jurado, «y vosotros habéis venido a aprender». «Tiene una chulería increíble», manifestaron algunos de sus compañeros sobre Albert al observar la situación.

Iratxe, la concursante vasca, sufrió un susto al herirse una mano. Se golpeó en dos dedos durante la obra en la barra del restaurante y tuvo que ser atendida por los médicos. Dolida, tuvo que abandonar la obra durante una jornada, sintiéndose culpable por ello. No obstante, la lesión no fue grave y pronto pudo reincorporarse al grupo, que acabó por conquistar la victoria tras un trabajo muy bien ejecutado.

La guapísima Eva González, actual presentadora de 'La Voz Senior', era la invitada especial en el duelo final. La modelo retó a los peones a diseñar y decorar una habitación infantil. Bárbara Chapartegui, especialista en espacios para los más 'peques', les dió las claves necesarias y, además, salvó a Paco y Jessica de la eliminación. Los gemelos también lograron el beneplácito de los expertos, dejando al borde del precipicio a Javier y Jonathan, a quienes les dijeron que su proyecto había sido «una auténtica chapuza», y a Chano y Raúl, cuyo veredicto tampoco fue bueno. «Le habéis pegado una paliza al buen gusto», calificaron los jueces. Y estos últimos fueron los expulsados al decretar los especialistas que su habitación parecía «un mercadillo».