Expulsado el concursante vasco de 'Masterchef'

Jon, uno de los concursantes de 'Masterchef'./TVE
Jon, uno de los concursantes de 'Masterchef'. / TVE

Jon perdió la prueba de eliminación y protagonizó una de las despedidas más frías de esta edición del concurso culinario

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

«Me voy a Bilbao con la cabeza muy alta y me llevo unos zascas de traca, pero merecidos». Así se despidió Jon de 'Masterchef', con sentido del humor, orgullo y la emoción contenida (como buen vasco). El programa se encamina a la final de su sexta edición con más suspense que nunca, aunque el aspirante vizcaíno no pisará ya sus fogones. 'Maravillas de salmón con espardeñas y salsa de erizos' era el título que había puesto a su último plato, una elaboración que no sedujo al jurado. «Es un batiburrillo al que no le encuentro la lógica», valoraba Pepe Rodríguez. La propuesta culinaria falló y hasta el chef Quique Dacosta, invitado de la velada, lanzó un dardo sobre el condimento con el que Jon había bañado su plato. «Es como una salsa de marmitako puesta sobre un chuletón», comparó incidiendo en la mala combinación.

Sonriente y seguro de sí mismo, el carácter del vasco enojó a Jordi Cruz que le reprochó su actitud: «Me preocupa mucho que no tengas la autocrítica necesaria», sentenció, antes de enviarle definitivamente a casa. No obstante, el afectuoso comportamiento del concursante y su templanza acabaron conquistando al tribunal, que lo despidió asegurándole que se llevaba todo su cariño. No parecía indicar lo mismo el talante de sus compañeros, que se mostraron bastante fríos ante la expulsión, prefiriendo consolar a Víctor (que se salvó de milagro) a honrar la marcha del bilbaíno.

La noche fue dura y compleja. Todo comenzaba con el coco como gran protagonista. Los aspirantes debían elaborar recetas dulces y saladas con la fruta tropical. El actor Edu Soto siguió de cerca la prueba caracterizado de Pepe Rodríguez. En esta ocasión Jon tampoco destacó realizando «un mazacote» que no gustó nada a los jueces. Toni y Oxana fueron los que más brillaron, convirtiéndose en capitanes de la prueba de exteriores.

El centro ecuestre Oliva Nova, en Valencia, fue el escenario del siguiente desafío. El chef Manuel Alonso diseñó un menú compuesto por cuatro platos que los dos equipos debían servir a cincuenta grandes jinetes españoles y europeos que estaban en plena competición. El que peor lo pasó fue Toni, que tuvo a Jordi Cruz encima de él presionándole. Tanta fue la intimidación que el concursante se quejó de que le estaba «comiendo la oreja», comentario que no le sentó nada bien al 'tres estrellas Michelín'.

«Estoy muy enfadado contigo y con tus faltas de respeto», aleccionó el cocinero bastante enojado. Al final, y a pesar de lograr «un éxito rotundo en el servicio», según palabras de Samantha Vallejo Nájera, los azules -Jon, Marta y Víctor, liderados por Toni- fueron los elegidos para la eliminatoria.

Los delantales negros se enfrentaron a varias pruebas de habilidad culinaria. El primer reto era deshuesar un pollo entero sin cortar la piel. Después, limpiar y sacar los lomos de un salmón, extraer el coral de seis erizos de mar y limpiar dos espardeñas. Marta fue la mejor y se libró del reto final, que perdió Jon resultando expulsado del formato por ello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos