El equipo azul se desintegra en 'El Conquistador del Pacífico'

Andoni, durante la prueba de tirolina./EiTB
Andoni, durante la prueba de tirolina. / EiTB

Los Angoso que quedaban se repartieron entre los verdes y los rojos, y Andoni perdió el duelo final con Maider, que demostró su valía en una difícil tirolina

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Su enfrentamiento con el grupo y su impotencia ante la marcha de Eneko propiciaron la eliminación de Iñaki, y el australiano causó más daño a los azules de lo que pensaba. Ellos acudían al juego de inmunidad «alegres y con ganas de seguir compitiendo», según decían, pero la ausencia de 'Cocodrilo Dundee' dejó muy mermado al equipo y se encontraron con una sorpresa ingrata. David Seco, antes de abandonar esta edición del formato, tuvo que enfrentarse a una de las decisiones más dramáticas del concurso: repartir a los pocos Angoso entre los conjuntos contrarios. Leti San, Andoni, Gorka y Luisito sintieron la impotencia de ver cómo el color azul se diluía en 'El Conquistador del Pacífico' desapareciendo definitivamente.

El capitán azul, que ha hecho una labor impecable en la competición hasta el último minuto, optó por enviar a Andoni y a Luisito con los verdes y dejar a Gorka y a Leti San con los rojos. «Me ha faltado un día para llevar al equipo a buen puerto, pero me voy con la cabeza alta», se despidió el ciclista seguro de su buen hacer en el formato. Y ya con solo dos conjuntos llegó la prueba de inmunidad. Cada bando debía progresar unidos con grilletes de pies y manos a una cuerda y realizar un circuito con distintos obstáculos. Al final, al llegar a unas torretas, debían izar un banderín utilizando solo la boca. Y los rojos ganaron.

«En la anterior prueba ser más personas nos ayudó y en esta, posiblemente no», se lamentaba la líder esmeralda Nagore. Pero la llegada al equipo pobre no era lo peor que les aguardaba a los Je. Una vez en el campamento, y ante las temidas nominaciones, surgieron las disputas. Y es que el ambiente en el grupo verde no era tan idílico como parecía. Luisito se ganó la inmunidad que le brindaron sus contrarios y los aventureros decidieron votar al recién llegado Andoni. Todos menos Krasi, que escogió a Maider. Y la chica, que ya venía mosqueada, sacó su artillería. Al parecer la navarra llevaba ocultando desde hace tiempo su malestar. «No he dicho cosas por miedo, porque tenéis a unos protegidos», acusó a sus capitanas que reaccionaron muy cabreadas. «La hemos protegido a ella durante todo este tiempo y ahora nos viene con esto», protestaban Patri y Nagore. Y el mal rollo se zanjó con la nominación.

Maider escogió a Iker como acompañante al duelo y Andoni se alió con Krasi. Una tirolina en lo alto de un risco fue la protagonista del juego. Cada concursante partía de un lado y debía recoger un banderín situado en medio del trayecto, volver al punto de partida y cruzar de nuevo la tirolina, esta vez entera, para regresar a su base con una segunda señal. Maider demostró su valía desde el primer minuto y venció a Andoni con clara ventaja, tanta que el de Mendaro tuvo que retirarse. Krasi, desde abajo, aconsejó al suyo que si no se veía con fuerzas se echara atrás para que no perdieran los dos. Y la victoria de Maider cambió la perspectiva del búlgaro. «Me he equivocado y ya no la voy a nominar más», informó el mecánico residente en Deba pidiendo así disculpas a su compañera. Queda por ver si la promesa se cumple.