Enrique San Francisco: «Ser mediático es un coñazo»

Enrique San Francisco./R.C.
Enrique San Francisco. / R.C.

El actor protagoniza el docu-reality 'Follow San Francisco', que se estrena mañana. «Las redes sociales son fundamentales, pero no entiendo nada»

JULIÁN ALÍAMadrid

Enrique San Francisco (Madrid, 64 años) se moderniza hoy a partir de las 18:00 horas. Flooxer, el canal joven de Atresmedia, estrena mañana 'Follow San Francisco', un 'docu-reality' protagonizado por el actor y humorista, que llega a Atresplayer (el servicio de contenidos web de la cadena) para subirse al carro de las redes sociales. «No conozco nada. Sé que son fundamentales, pero me han pillado con una edad, que ha sido como un cambio absoluto. Me lo estoy pasando muy bien, pero no entiendo nada», comenta el propio San Francisco, que asegura que hace poco uso de la televisión del hotel en el que reside, y que casi solo ve «documentales y películas de cine clásico».

- En el primer capítulo dice que no le importa lo que digan de usted. ¿Es cierto?

- No es que no me importe, es que mañana pueden decir que me han visto. yo qué sé, con un globo en el nabo. La gente puede decir lo que quiera, pero como no es una información veraz, te tiene que dar igual, porque como te jodiera o te preocuparas de algo que es mentira. olvídate. Yo ya ni lo miro. Acepto que la gente diga lo que le sale de los cojones, pero no me preocupa. A mí lo que me encanta es que a la gente le guste mi trabajo, y en ese aspecto es maravilloso.

- ¿Le está dando uso a las redes sociales ahora?

- Sí. Y está muy bien. Tengo un público muy joven y también uno muy mayor, como yo. Para mí, eso es muy bonito, y si esto me hace acercarme más a la gente joven, que a mí me interesa mucho, aunque no entienda nada, pues yo encantado. Yo vengo a aprender, no a enseñar nada.

- Con esto, podría decir que ya ha hecho casi todo. Le falta ir a 'Supervivientes'.

- Me llamaron, pero dije que no. Yo decía: '¿Estáis bien de la cabeza?'. Me daban un dineral, pero no, no. Si estuviera mi madre con cáncer o algo. Pero lo agradezco igual.

- Ahora vive en un hotel.

- Sí, como Capone, pero yo no pago 8.000 euros, como algunos. Yo necesito mucha cerveza, y no puedo permitirme esos lujos. Ahora voy a alquilar un piso, pero a las afueras de Madrid. Me encanta Madrid, pero es un agobio. Se me ha hecho incomodísimo. Llevo toda la vida, me encanta y es mi ciudad, aunque mi familia es de Comillas, de Cantabria, pero es que es un coñazo trabajar, aparcar. Lo han hecho todo muy incómodo. Además, cuando eres mediático, como es mi caso, es un coñazo. Pero por otro lado lo tienes que agradecer, porque si no, significa que no te va bien en tu trabajo.

En Pinto estoy más tranquilo

- La gente tiene la imagen de que está pegado siempre a una cerveza.

- Hombre, todo el rato tampoco estoy. Una vez pedí un vaso de agua en un bar, que no me encontraba bien, y me dijo el camarero: 'Se me ha caído un mito, Enrique. Lo siento, pero no te la doy'. Y yo: 'Bueno, pues dame una cerveza, hijo'.

- En la serie bromea con que le llamen alcohólico, drogadicto, o digan que ha muerto.

- Sí, es que parece que quieren que me muera. Hay mucha mentira. Yo ya me drogué en los 80 lo que tenía que drogarme. Y, de hecho, cerveza tampoco bebo tanta. Pero bueno, desgraciadamente se ha creado ese mito, y hay que alimentarlo, pero vamos, cuando me conocen en realidad no es lo que parece.

- ¿Qué proyectos tiene después de esto?

- Una serie para televisión, y luego una obra de teatro.

- ¿Qué serie?

- Una para Telecinco, pero no quiero decir el nombre, por respeto, que no sé si se puede decir o no.

- No se cansa de trabajar.

- La verdad es que no. Llevo trabajando desde los 6 años, pero lo jodido es mantenerse, como yo, con 64 ahora. Estoy jodido de las hostias de moto, de parapente y tal, pero salud tengo de cojones. Parece mentira, pero es así. Tengo cara de estar enfermísimo siempre, pero nunca me muero. Siento decepcionar a mi público.