«En directo, si ves a tu hijo correr... aguantas»

La voz de Javier Solano lleva treinta años indiscutiblemente asociada a los encierros de los Sanfermines/TVE
La voz de Javier Solano lleva treinta años indiscutiblemente asociada a los encierros de los Sanfermines / TVE

Javier Solano repite al frente del equipo sanferminero de TVE, donde debutó en 1988. «Estoy más a gusto aquí que en un pleno del Parlamento»

JULIÁN ALÍA

«Me dicen que sin mí no es lo mismo. Sí que hay una identificación, como con Uribarri y Eurovisión», dice Javier Solano (Pamplona, 1958), quien, tras 15 años como corredor, comenzó su andadura como comentarista de los encierros de San Fermín en 1988 en TVE, lo que le ha convertido en una imagen icónica de esta fiesta.

- ¿Cómo vive los encierros?

- Yo soy periodista todo el año. Esto se añade a mi trabajo. La víspera del chupinazo, por ejemplo, hice cinco piezas informativas. Los encierros los hacemos sin guion, solo con una escaleta. Pero como es un tema que controlo y domino, pues al final sale. Los días previos son más liosos. Luego es como una maquinaria. No es que se haga solo, pero sabes los horarios, cuándo entras en cada programa...

- ¿Lo disfruta o le resulta agobiante?

- Durante ese tiempo estás sometido a cierto estrés, pero también se disfruta. Es un evento que tiene una proyección enorme y una audiencia gigantesca. Hay que procurar hacerlo bien. No se trata de ser brillante, pero sí al menos correcto. Es un trabajo donde caben valoraciones, algo que tengo prohibido el resto del año como redactor de informativos. Lo más complicado es mantener la calma y no dejarse llevar por la pasión. Ves correr a tus hijos o amigos y no puedes permitir que eso te afecte, te tienes que aguantar.

- ¿Le gusta más desde dentro o fuera de la valla?

- Me gusta lo que hago. Si no, no lo haría. Si fuese redactor y me gustase bucear, pues me encantaría hacer un programa de submarinismo durante una semana. Yo corrí desde los quince hasta los treinta años, y luego empecé con las retransmisiones. No tiene nada que ver una cosa con la otra. Lo meritorio es correr. Esto no deja de ser una labor profesional. No te juegas la vida. Aunque tampoco es estar en un balcón con los amigos. Hay que estar muy atento y fijarse en muchas cosas. La primera vez se emite la carrera con sonido de ambiente, y yo me la aprendo. Luego, en la repetición, la voy anticipando, que es algo que la gente agradece mucho.

- ¿Son los corredores novatos los más peligroso?

- Los más novatos deben ir a respetar y aprender. El valor se te presupone, como en la mili. Todos hemos sido novatos alguna vez. El verdadero peligro no son ellos, sino los que van sin intención de correr. Si no quieres correr ni aprender a correr, no te metas. Hay gente que va de juerga, a pasárselo bien, cree que tiene que participar en una parte tan fundamental como esta, y pone en grave riesgo su vida y la de los demás, que suelen ser los más afectados. La gente desconoce las características del toro: su fuerza, su peso, su velocidad... Más de la mitad de los heridos son extranjeros, que es algo que tiene que ver con el desconocimiento.

Capta a los estadounidenses

- ¿A cuántos países se exporta la señal de TVE?

- Nuestra señal se emite por el Canal Internacional, que llega prácticamente a todas las partes del mundo menos una zona de Siberia. Por ejemplo, tiene un seguimiento muy bueno en Estados Unidos, que es un horario malísimo, pero tiene un atractivo que hace incluso que una ancianita del Estado de Illinois pueda estar pegada al televisor durante esos dos minutos y pico que son un cúmulo de sensaciones, colores y ruidos, con el fantasma de la tragedia sobrevolando.

- ¿Se ha fijado fecha de retirada?

- Todavía no. Sí que es verdad que el horizonte está cercano, porque ya tengo una edad, pero mi intención es continuar. Lo hago porque me gusta. No me importa estar metido en el ajo, aunque sea hora y cuarto en directo. De hecho, estoy más a gusto que en un pleno del Parlamento. Que es mucho más fácil, sí, pero también más aburrido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos