'chrono trigger'

'Chrono Trigger'./
'Chrono Trigger'.
José Enrique Cabrero
JOSÉ ENRIQUE CABRERO

Estoy jugando al 'Octopath Traveler'. Sí, es un videojuego. Y sí, si todavía eres de los que llamas a los videojuegos 'jueguecitos' o 'mata-mata' o 'maquinitas', deja de leer. No te interesa. Bueno, espera, una última cosa: no te interesa esta columna, ni la industria narrativa más potente de nuestra era. Narrativa. Tan narrativa -o más- que la televisión o el cine. Algo que lleva siendo así 20 años. Pero nada, oye, tú sigue a lo tuyo, mira para otro lado y piensa que los jueguecitos son tonterías de niños. Venga, hasta luego.

Les decía que estoy jugando al 'Octopath Traveler'. Echaba de menos un juego de rol de corte clásico, como los de antes: historias que recurrían más a la imaginación que al espectáculo. Es como si tuviera en mis manos un juego de la Super Nintendo que había estado escondido durante varias décadas. Ahora, como les decía, las aventuras recurren al espectáculo. Porque pueden y porque deben, es signo de nuestra era. Si no lo han hecho, prueben el 'God of War 4' o 'The Witcher'. Espectáculos absolutamente gloriosos.

De este último, 'The Witcher', basado en las novelas siempre recomendables de Andrzej Sapkowski, están preparando una serie de televisión con un presupuesto descomunal. Estoy convencido de que cuando 'la masa' conozca a Geralt de Rivia, su protagonista, explotará un fenómeno fan parecido al que vivimos con 'Juego de Tronos'. Ya verán.

Ojalá alguna productora se animase a reinventar juegos de rol clásicos en formato de serie de televisión. ¿Mi propuesta? 'Chrono Trigger', una maravillosa aventura de viajes en el tiempo, ranas duelistas, robots valientes y giros argumentales que lo cambiaban absolutamente todo. El diseño de los personajes originales para Super Nintendo, por cierto, corrió a cargo de Akira Toriyama, el padre de 'Bola de Dragón'. ¿Se imaginan? Creo que disfrutaríamos muchísimo.

En fin. Sigo con el 'Octopath'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos