Este contenido es exclusivo para suscriptores

Navega sin límites desde 4,95€ al mes y además este mes podrás ganar una Smart TV con tu suscripción

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos
Artes plásticas

Sueños de inmortalidad

Interior de uno de los museos del complejo de Jianchuan, en China./REUTERS
Interior de uno de los museos del complejo de Jianchuan, en China. / REUTERS

La proliferación de museos privados es un fenómeno mundial y evidencia el auge de una nueva clase de coleccionistas

GERARDO ELORRIAGA

A Damien Hirst, un exquisito analista de la condición humana, se le atribuye una definición del museo privado como el instrumento más cercano a la inmortalidad. El artista británico llegó a recomendar la creación de una colección y la construcción de un hermoso contenedor para exhibirla como prácticos recursos para alcanzar la posteridad. Quizá se trató de un comentario sarcástico en un mundo rebosante de egolatría, pero, de alguna manera, su ironía se ha vuelto contra él. El autor ha invertido parte de su inmensa fortuna en la adquisición de obras de Jeff Koons, Richard Price o Banksy, y ha comprado Toddington Manor, una fabulosa 'country house' que bien puede convertirse en una futura entidad cultural. En cualquier caso, su consejo ha calado. La aparición de museos privados es un fenómeno cualitativa y cuantitativamente relevante en un escenario de repliegue de la iniciativa pública, afectada por la recesión y la consiguiente reducción presupuestaria.

 

Fotos

Vídeos