Lecturas

Las seis críticas literarias de la semana

Las seis críticas literarias de la semana
fotolia

Territorios recomienda nuevos títulos para disfrutar de la lectura veraniega

La nueva política

Iñaki Ezkerra

Los maestros en llevar las intrigas del poder y sus efectos sociales a la narrativa o al cine han sido los ingleses. Lo hicieron cuando la política aún era política y también cuando dejó de serlo para convertirse en parodia posmoderna de sí misma. Una novela como 'La línea de la belleza', en la que Alan Hollinghurst nos brindaba una sátira del thatcherismo, o una película como 'In the Loop', en la que Armando Iannucci convertía en una hilarante comedia la vida en el gabinete de Blair durante la intervención en Irak, sólo podían ser frutos del genio británico. El hecho de que en España no haya tenido un verdadero arraigo esa tradición hace digna de celebración una novela como 'Candidato', del escritor ovetense Antonio J. Rodríguez, que levanta acta de un presente político español entrado en crisis por diversos factores: desde la caducidad del esquema clásico de derecha-izquierda a la llegada del multipartidismo pasando por la política basada en los sondeos de opinión, la cansina invocación al tópico regeneracionista, la vacua realidad del postureo tacticista y la irrupción en las cúpulas de los partidos de personajes en los que la mera juventud tomada como un valor, la ambición y la obsesión por la imagen constituyen un desalentador cóctel de la oquedad.

El héroe de 'Candidato', es decir, el candidato propiamente dicho de la novela, resulta un genuino producto de ese escenario y se llama Simón Soria. Es un profesor de Políticas de la Universidad Complutense que pertenece a la misma generación del autor, nacido en 1987, y que goza de una cierta aureola de malditismo académico pero que no ha obtenido la popularidad a la que aspira con su formación intelectual a la francesa, sus trabajos sobre Raymond Aron y Jean-Paul Sartre o un corte de pelo a tazón que quiere parecerse al de André Glucksmann. Una visita a la Universidad de Jerusalén para participar como ponente en un ciclo de conferencias sobre la libertad hace que el hombre se venga arriba y le brinda la oportunidad de entrar en contacto con Rania al-Jatib, una cineasta feminista nacida en la Franja de Gaza y afincada en París que es vista por los palestinos y por la propia izquierda como una traidora identificada con la causa sionista. Al idilio que surge entre ambos y que dibuja en el texto un trasiego entre Madrid y la capital francesa se añade la oferta que Simón Soria recibe de convertirse en el ideólogo del Partido de la Democracia, formación conservadora que necesita renovar su imagen con ciertos retoques progresistas para presentarse a unas elecciones generales. La novela viene a ser en realidad el proceso rocambolesco por el que Soria pasará de asesor ideológico y hombre en la sombra a candidato oficial del partido, un hecho insólito al que Antonio J. Rodríguez logra dar cierta verosimilitud narrativa y sobre el que flota la sospecha de que el agotamiento de la división maniquea entre derecha e izquierda ha dado lugar a la búsqueda de una tercera vía que en realidad puede ser una tercera farsa: la de la transversalidad.

Una pesadilla al sol

J. Ernesto Ayala-DIP

Los admiradores de la obra de Adolfo Bioy Casares somos legión. Y lo somos sin complejos e inmunes al síndrome de Borges, enfermedad según la cual algunos lectores creen que después de Borges no hay vida literaria. Los que hemos leído 'El sueño de los héroes' (1954) o 'Las aventuras del fotógrafo en La Plata' (1985) sabemos que Borges tiene su lugar en nuestras preferencias, pero Bioy Casares también. De hecho, Borges y Bioy Casares fueron amigos íntimos, compartieron el confort de la clase acomodada y empresas literarias, como la escritura a cuatro manos de novelas de género, y la dirección de colecciones literarias. También compartieron viajes, veranos y la admiración por la belleza femenina, aunque Bioy Casares siempre le llevó la delantera. Ahora que se publica 'Dormir al sol', tenemos la oportunidad de volver a releerlo. Y comprobar que el tiempo no vence su calidad literaria, su don para la imaginación fantástica en connivencia con la realidad. Un regreso al Bioy Casares más genuino, al autor de las ficciones en constante lucha con las realidades más prosaicas. En este dibujo, es un maestro. Una delicia de historia.

Elecciones

Pablo Martínez Zarracina

Además de uno de los grandes cultivadores de la 'short story' dentro de la generación de autores estadounidenses de las últimas décadas del siglo XX, Andre Dubus fue un escritor de escritores. Entre sus partidarios, nombres como los de E.L. Doctorow, Stephen King, John Irving, Elmore Leonard o John Updike. Entre sus virtudes, una capacidad extraordinaria para construir personajes llenos de vida y complejidad («personajes con voluntad y sentido de la elección», escribió Updike) y un estilo pulido, compacto, cristalino. El lector español puede comprobarlo en los ocho relatos que componen 'Adulterio' y giran sobre los grandes temas de Dubus. La familia, por ejemplo. Y la cantidad de amenaza que colinda con cualquier existencia del todo normal. En los relatos de Dubus hay parejas, padres, hijos, hermanos: gente corriente cuyas vidas se transforman en catástrofes corrientes por razones corrientes. Algo que la propia biografía del autor atestiguó con elecciones decisivas que incluyeron disparos en aparcamientos y un último accidente (fue atropellado al asistir a unos motoristas accidentados) que lo postró en una silla de ruedas.

Llamarás un domingo por la tarde

El periodista zamorano Javier Cid se ha distinguido por sus intervenciones polémicas en los medios y por una constante defensa de los valores LGBT que le valió el Premio Alan Turing de Comunicación. 'Llamarás un domingo por la tarde' es una novela que se centra en la angustiosa soledad del individuo y en una desesperada, tanto como errada e infructuosa búsqueda de la felicidad. Su protagonista, que ronda la cuarentena, sale de una experiencia de desamor para adentrarse en el laberinto de ofertas que le ofrece la sociedad posmoderna del tercer milenio: las redes sociales, las dietas y los gimnasios inherentes al culto al cuerpo, las drogas y el alcohol, las terapias psicoanalíticas, la iniciación mística, las páginas de citas… En lugar de la tabla salvavidas que busca, lo que se encuentra es diferentes modalidades de la frustración.

Criaturas en la red

En 'Criaturas en la red', la escritora norteamericana Tara Isabella Burton ofrece al lector una historia de presunta amistad que se convierte en un 'thriller' de terror psicológico. Sus protagonistas son dos chicas que viven en la ciudad de Nueva York y pertenecen a clases sociales distintas. Lavinia tiene veintitrés años, es millonaria y su vida consiste en combinar las fiestas sociales con la lectura de los poemas de Alfred Tennyson cuando contrata, para que cuide a su hermana pequeña, a Louise, una chica que tiene seis años más que ella y que sobrevive trabajando de camarera, de profesora o de canguro, según se tercie la ocasión. Lo que parece una relación de afecto y complicidad entre las dos mujeres se acabará revelando como una historia de envidia, de suplantación y de fatal deseo de apropiación de la identidad ajena.

Dos pájaros de hierro

'Dos pájaros de hierro' es una novela del periodista, editor y poeta Gaztea Ruiz Martínez que convierte en un apasionante material narrativo la relación de amistad entre dos mineros en el marco histórico del País Vasco decimonónico y con el trasfondo social de los montes de Bizkaia así como de la gran huelga socialista de 1890, que fue capitaneada por el líder Facundo Perezagua. El poder de convocatoria de éste y el estado infrahumano en el que trabajaba la población minera hicieron que la movilización llegara a los 30.000 trabajadores, un hito fundacional en el desarrollo de los movimientos obreros. La novela, que se basa sobre unas amplias y rigurosas bases de documentación que no le hacen perder su pulso literario, lleva un prólogo de Manuel Montero, catedrático de Historia Contemporánea y exrector de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).