Lecturas

Nostalgias y otros enredos

'Calypso'. Bernard Cosendai firma sus historietas como Cosey./
'Calypso'. Bernard Cosendai firma sus historietas como Cosey.

Cosey dibuja con trazo seguro y decantado una nueva historia sobre el dramay la alegría de vivir

JUAN MANUEL DÍAZ DE GUEREÑU

Bernard Cosendai (Lausana, 1950), que firma sus historietas Cosey, es conocido sobre todo como autor de la serie 'Jonathan', que publicó regularmente entre 1975 y 1986 y que luego dibujó de forma esporádica hasta completar los dieciséis álbumes de que consta por el momento.

Pero Cosey no se conformó con seguir las pautas formales del álbum francobelga clásico, las cuarenta y tantas páginas en color para cada episodio, con protagonismo continuo, y desde 1984, año en que publicó la primera de las dos partes de 'À la recherche de Peter Pan', ha firmado historias independientes editadas en uno o dos volúmenes de extensión variable.

'Calypso' (Dolmen Editorial) se añade a la decena larga de sus títulos de esa índole más personal. Su mayor novedad formal radica en que el centenar de páginas de que consta emplea solo el blanco y negro.

El paisaje alpino asume la función de imagen simbólica de la juventud ya lejana de los protagonistas

La excepción tiene su relevancia, pues Cosey inició su recorrido profesional a los diecisiete años colaborando como colorista de su maestro Derib y ha afirmado: «Soy un colorista, pero como uno no se gana la vida coloreando, hago también guiones y dibujos». El color en uno de los ingredientes gráficos que contribuyen a la limpieza y legibilidad de sus páginas, entre el realismo depurado y el gusto estético.

Nada en todo ello obsta para que 'Calypso' exhiba el mundo propio ya conocido de Cosey, trazado esta vez con recursos más austeros, mediante un dibujo que prefiere la claridad al detalle, que busca la eficacia significativa y el equilibrio de las viñetas en cada página. El contraste nítido de las manchas de negro y los espacios en blanco se traduce a menudo en siluetas. Su trazo parece decantado y escueto incluso cuando emplea los rayados, sobre todo al retratar a personajes ya marcados por la edad avanzada.

Cosey es un dibujante que domina sus recursos narrativos y gráficos de modo tal que la lectura de cada página produce una impresión siempre renovada de claridad en la selección del plano y de seguridad en su realización. Sus historias despiertan interés y nunca dejan de estar animadas por un relato visual que no titubea. En el curso de su ya larga trayectoria de autor, 'Calypso' trae aires de reto formal, de dificultad buscada para probarse en un dibujo con herramientas menos usuales.

La historia que Cosey ha imaginado para la ocasión no se aleja de las que ha firmado hasta el momento. Como estas, le permite recrearse en los paisajes alpinos que ama, así como desplegar las emociones y las flaquezas humanas por las que siente también debilidad.

Gus, que trabaja en una mina y ya tiene edad para jubilarse, en una velada de copas y confidencias cuenta a sus compañeros de trabajo que, siendo adolescente, fue pareja de Georgia Gould, la estrella de cine a la que todos admiran por su papel en 'Calypso', una película mítica. El azar quiere que al poco se entere de que Georgia Gould está internada en una discreta clínica suiza para desintoxicarse.

El reencuentro de los dos antiguos amantes desencadena un enredo inesperado, que incluye un abogado sin escrúpulos, un secuestro fingido y una familia desconocida. El relato despliega gradualmente la aventura, que los personajes han planeado para ayudar a Georgia Gould a recuperar el control de su vida, al mismo tiempo que descubre el pasado que Gus desconocía desde que su amiga partió para Hollywood.

El paisaje alpino que sirve de escenario a la aventura, el más habitual en las historietas de Cosey, no solo cumple el papel de trasfondo, sino que asume la función de imagen simbólica de la juventud ya lejana de los protagonistas, originarios del lugar. Soledades alpinas, cumbres, arboledas y refugios aislados representan también la libertad con respecto a lo cotidiano y banal. No menos que los fotogramas de la película 'Calypso', configuran la nostalgia de un tiempo más pleno que los protagonistas rehúsan olvidar.

Pues, una vez más, los personajes de Cosey se niegan a renunciar a nada en nombre de la edad, de la prudencia o de la norma. Emprenden una aventura disparatada, apenas verosímil, cuyas ramificaciones y desenlace muestran simultáneamente la propensión del autor por las historias densas de emoción y los recursos de que se sirve para articularlas.

Alegría de vivir aún y de descubrir aspectos inesperados de lo vivido, junto a los pesares que nunca faltan a su cita con cualquier existencia, configuran un nuevo drama con tintes de comedia, bien construido, bien contado. Enredos y vicisitudes son espejo en que los personajes recuperan las emociones propias y su verdadera identidad.

 

Fotos

Vídeos