La juglaría de Marwan

Marwan Abu-Tahoun./
Marwan Abu-Tahoun.

Iñaki Ezkerra
IÑAKI EZKERRA

«Las redes sociales han resucitado la poesía». Lo dice Marwan, un cantautor madrileño cuyos versos, preferentemente de tema amoroso, han hecho un vertiginoso recorrido inverso al convencional: de Twitter e Instagram han pasado a las editoriales más comerciales y a unas ventas insólitas para ese género tradicionalmente considerado de minorías.

Marwan ha vendido de sus poemarios hasta 75.000 ejemplares. No todo lo que ocurre en el mundillo de las nuevas tecnologías es negativo. Gracias al email, el tuit, el SMS y el WhatsApp, nuestra civilización ha recuperado, en la relaciones cotidianas, la escritura que secuestró durante décadas la cultura del teléfono. La gente joven hoy escribe mucho más que lo que lo hicieron sus abuelos. Es una paradoja, pero real. Quizá escriben mal, pero escriben. Sus abuelos un día dejaron de emborronar papeles, de ensobrarlos y de sellarlos para decirlo todo a través de la telefonía fija. Se perdieron, así, los 'queridos', los 'estimados', los 'dilectos' amigos de los encabezamientos epistolares. Por teléfono nadie dice esas cosas. Por teléfono hasta los 'amigos' desaparecen porque no se les sombra como tales y lo que no se nombra no existe.

Más información

Marwan es un poeta de este tiempo en el que hemos vuelto a escribir para comunicarnos a diario, pero a la vez su poesía es más bien oral. Muchas de sus composiciones son declaraciones amorosas. Es decir que ha vuelto el 'tú' a un género que se había vuelto solipsista en su cripticismo academicista. Ha vuelto el Mester de Juglaría a través de la barbarie viral.

 

Fotos

Vídeos