El personaje

La hija de Litzy

La hija de Litzy
ISP

Barbara Honigmann | Escritora. En 'Un capítulo de mi vida', la también pintora cuenta el pasado espía de su madre

ELENA 
SIERRA

El diálogo se desarrollaba más o menos así:

Es la hija de Litzy.

– ¿La hija de Litzy, en serio?

De Alemania del Este.

– ¿De Alemania del Este, en serio?

La famosa Litzy y la no menos famosa Alemania del Este fueron, parece, más importantes que ella misma cuando, siendo una cría, la enviaron de vacaciones a Londres. No es raro, porque lo que vivía Barbara Honigmann en Alemania del Este era aquello por lo que, muchos años antes y siempre en teoría, habían luchado muchas de las personas con las que se iba encontrando. La utopía comunista, que resultó ser algo distópica. Y la tal Litzy, la madre, había sido una espía para los soviéticos. No solo eso: había sido la espía que se había casado con el muchísimo más famoso Kim Philby, aquel estudiante de buena familia, muy pero que muy 'british', que se había pasado al bando comunista y vivido como agente doble durante tanto tiempo.

En la Guerra Civil española Philby estuvo 'empotrado' como periodista en el bando de los sublevados, y desde allí pasaba a ciudades del sur de Francia para informar a su esposa, que vivía en París al parecer a todo tren, y ella, Litzy, se encargaba de hacer correr las noticias hacia Moscú.

Esto es parte de lo que Barbara Honigmann cuenta en 'Un capítulo de mi vida' (publicado por Errata Naturae). Parte, por no decir todo, porque durante los muchos años que su madre vivió fue muy poco lo que le contó de la época. Se refería a ese momento de su historia como la escritora alemana ha titulado el libro. Cuando el escándalo Philby fue destapado, fueron muchos los que se pusieron a llamar a la puerta de su casa berlinesa, a esperar a la madre, a escribir reportajes y libros... y Litzy no quiso saber nada, no respondió a nadie. Solo al final de su vida se decidió a explicarle alguna cosilla a la hija, una pintora y escritora que hacía años que vivía lejos de la RDA, en Francia. La misma Litzy, tras toda una vida dando tumbos –de Austria a Hungría, de Francia a Inglaterra, de Rusia a Alemania–, se había retirado a su ciudad natal, Viena, y había recuperado su identidad judía, que siempre había estado muy por debajo de su creencia comunista.

Actriz y pintora

Cuando a principios de 1949 en Berlín nació Barbara, hija del periodista Georg Honigmann (el tercer marido de la espía de la que se rumoreaba que había iniciado a Philby en el mundo de los secretos y las dobles o triples vidas), hacía tiempo de aquello. Pero todo estaba muy presente en su día a día: las conversaciones extrañísimas de una madre que era capaz de enredar con las palabras para nunca decir ni que sí ni que no; el aura de maravilla que en su casa se transmitía de Inglaterra, la tierra donde todos eran muy educados, frente a lo vulgar de lo berlinés; la condición de 'perseguida del nazismo' reconocida a su madre y por contagio a ella, que les aseguraba casa y becas de estudio; los viajes al extranjero que ninguna de sus compañeras podía permitirse; la pandilla de antiguos comunistas que escondían su fe judía; las visitas a los amigos y amigas que vivían en Moscú y no se resignaban a ser acallados, expulsados; los que eran sionistas o lo habían sido y estaban de vuelta de todo excepto de la amistad que se había forjado en los peores momentos; la gente del periodismo, de la escritura, de la música...

Ahí se crió Barbara Honigmann, que volvía de sus visitas a Moscú tratando de explicarles a sus padres –divorciados desde que ella era muy pequeña, pero buenísimos amigos hasta el final de sus días– que la gente era enviada al Gulag por 20 años y solo escuchaba «bueno, bueno». Entre la intelectualidad y los secretos de familia. Y en el estudio de doblaje que Litzy dirigía, donde la puso a hacer voces desde los dos años. No es raro que la chica estudiara Arte Dramático, en la Universidad Humboldt de Berlín entre 1967 y 1972. Barbara fue dramaturga y directora en Brandenburgo y Berlín pero en 1975 decidió dedicarse en exclusiva a pintar y escribir. Escribe sobre las relaciones judeo-alemanas partiendo de lo más personal –como para no: nació y se crio en un país que había perseguido, expulsado y asesinado a su gente– para tratar de explicar un capítulo de la Historia. Por sus libros, que comenzó a publicar a finales de los setenta, ha recibido unos cuantos premios en Alemania.

Perfil

Barbara Honigmann nació en 1949 en Berlín Este, hija de la espía Litzy Friedmann y el periodista Georg Honigmann. Estudió Arte Dramático, fue dramaturga y directora y en 1979 decidió dedicarse a la literatura y la pintura. Vive en Francia desde mediados de los años ochenta. 'Un capítulo de mi vida' (Errata Naturae) cuenta el pasado de espía de su madre.