Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos
Artes plásticas

Jean-Michel Basquiat: El drama del chico radiante

Jean-Michel Basquiat: El drama del chico radiante

Una biografía y varias exposiciones conmemoran el trigésimo aniversario de su muerte

GERARDO ELORRIAGA

El éxito no sonrió a Jean-Michel Basquiat (Nueva York, 1960-íd.,1988) como el fruto de un largo periodo de trabajo, tesón y crecimiento personal. Su eclosión está ligada a una concatenación de hechos favorables que propiciaron la mejor acogida imaginable. En tan solo dos años, el reconocimiento de crítica y público convirtió a un adolescente que vivía en la calle en la estrella mediática que sigue siendo hoy en día. Quizá, como se dice en la película que le dedicó Julian Schnabel, el mundo no quería perderse otro Van Gogh. Tal vez, ese triunfo inmediato y apabullante preludiaba un final también prematuro. El joven neoyorquino es otra de las víctimas de esa maldición de los 27 años, que cercena trayectorias creativas cuando ni siquiera se intuye su madurez.