Punto de vista

La cuestión Duncan

IÑAKI EZKERRA

Andy Duncan, autor norteamericano de ciencia ficción cuyo prestigio no reside en sus novelas sino en sus másters de escritura creativa por las universidades de Carolina del Norte y de Alabama, se ha convertido en noticia por sostener que 'El Señor de los Anillos' es una obra racista porque discrimina a los orcos. Los orcos de la novela de Tolkien son unas criaturas repugnantes a las que les discriminaría, no Tolkien y los personajes de Tolkien, sino cualquiera que se las encontrara en un bar o en una parada del transporte público. La cuestión que plantea Andy Duncan, un tipo que al parecer dispone de mucho tiempo libre para plantear ese tipo de cosas, es muy interesante, sin duda, porque demuestra hasta qué extremos fantásticos -de ciencia ficción o de estupidez directamente- nos puede llevar la doctrina de la corrección política. Lo que ya podemos llamar con propiedad 'la cuestión Duncan' nos interroga ética o patéticamente: ¿Sería una forma cruel de segregacionismo obligar a los zombies y a los aliens a viajar en autobuses distintos a los que tomamos los humanos? ¿Sería racista el camarero que le espetara a Freddy Krueger o al hombre lobo aquello de «tu dinero no vale en este bar»? ¿Acusar de racista a Tolkien por esa memez no es banalizar el 'apartheid' y una tragedia, como la racial, que no admite frivolidades? O, más aún, ¿no llama 'monstruos' Duncan a las verdaderas víctimas del racismo al comparar a los monstruos de la ficción con ellas y al poner por lo tanto a unas y otras al mismo nivel? ¿No es Duncan el racista y no Tolkien?

 

Fotos

Vídeos