Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49.95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos
Música

La compositora Rosa García Ascot sale de las sombras

Rosa García Ascot tocando el piano, acompañada por Jesús Bal y Manuel de Falla./
Rosa García Ascot tocando el piano, acompañada por Jesús Bal y Manuel de Falla.

El pianista Ignacio Clemente, autor de una tesis sobre esta artista de la Generación del 27, publica un CD con una selección de obras para teclado

CÉSAR COCA

Segunda mitad de los años sesenta. En su piso del paseo de La Habana, en Madrid, María Teresa Heredia escucha cómo su nueva vecina toca el piano. Un día se decide, llama a su puerta y le pregunta si accedería a dar clase a sus dos hijas. La mujer rechaza la oferta en un principio («No doy clase a niños que están empezando», se justifica), pero tiempo después, cuando ambas mujeres han tejido una entrañable amistad, accede. «Si yo hubiese sabido entonces quién era y la importancia de su figura, no me habría atrevido a pedirle algo así», confesaría mucho más tarde la madre de las niñas a un jovencito del que era su madrina y que se había interesado por ella. Porque se trataba de Rosa García Ascot, la única mujer del llamado Grupo de los Ocho, el equivalente musical a la Generación del 27, integrado además por los dos hermanos Halffter, Bacarisse, Bautista, Mantecón, Pitaluga y Remacha. Ahora, el pianista e investigador Ignacio Clemente, el ahijado de Heredia, acaba de publicar un álbum con piezas para el teclado de García Ascot junto a otras de Falla y Scarlatti, dos referencias imprescindibles para entender la obra de la compositora.

 

Fotos