Más allá de Drácula

E. L.

La editorial Salto de Página nos tiene acostumbrados en los últimos años a la publicación de obras completas, en ediciones revisadas y comentadas, de autores como Edgar Allan Poe, con la traducción nada menos que de Julio Cortázar, o los cuentos completos de Antón Chéjov, que contó con varios traductores coordinados por Paul Viejo. Ahora se publican los cuentos completos de Edith Wharton (con varios traductores) y, por primera vez en España, los de Bram Stoker, con la traducción a cargo de Jon Bilbao. Se trata, como anuncian en su web, de una edición que muestra la faceta literaria menos conocida del autor de 'Drácula', con temas que van de lo fantástico a lo autorreferencial, con casi treinta relatos que no se publicaron antes en ninguna lengua, ni en su Irlanda natal.

Bilbao tradujo a lo largo del curso pasado un volumen que consta de 840 páginas en una aventura editorial que lo dejó casi sin aliento. «El proyecto supuso un reto, y algunas partes del libro –los relatos costumbristas donde Stoker reproduce el habla vernácula de la Irlanda profunda– fueron bastante arduas», explica el autor de 'El silencio y los crujidos'. Traductor desde hace diez años, se ha atrevido con Shakespeare, pero reconoce que los textos inéditos en castellano, como los de Stoker, aumentan la soledad del traductor. Una soledad que podría endulzarse con unas tarifas que, en su opinión, necesitan una «renegociación». Coincide con los demás traductores consultados en que en la última década las tarifas de los traductores literarias no han sufrido modificaciones, lo que aleja al traductor de un horizonte de calidad que, Javier Calvo dixit, depende de dos factores: tiempo y dinero. Se puede vivir de la traducción, conviene Bilbao, pero matiza que, según cuáles sean tus necesidades económicas, es probable que tengas que convertirte en «destajista».

 

Fotos

Vídeos