La mística de la raqueta

La mística de la raqueta

El libro de David Foster Wallace recoge artículos magistrales sobre el tenis como arte y negocio

J. ERNESTO AYALA-DIP

Cada vez que leo un libro de David Foster Wallace, siempre pienso lo mismo, ¿por qué tuvo que suicidarse? Reconozco que este interrogante tiene que ver con el hecho de que nunca más tendremos a mano su lógica analítica. No tener más su voz escarbando en la realidad social, política y moral de Estados Unidos. Recuerdo todavía como si lo acabara de leer su libro de artículos titulado Hablemos de langostas. Nunca creí que alguien pudiera hacer una radiografía tan exacta de la sociedad norteamericana a partir de la manera que tienen los americanos de deglutir las langostas con un infinito deleite, tanto más deleitable cuanto más van viendo a esos pobres bichos cocerse vivos en inmensas ollas. Ahora termino de leer El tenis como experiencia religiosa, dos artículos sobre el espectáculo del tenis, y el arte del tenis de Roger Federer, respectivamente.

El tenis como experiencia religiosa reúne dos estupendos reportajes escritos por encargo de una prestigiosa revista especializada. El primero se titula Democracia y comercio en el Open de Estados Unidos. En este trabajo, el autor de La broma infinita hace una labor de analista no tanto del partido que está presenciando como de todo lo extradeportivo que rodea a la célebre cita. Exactamente el partido que presencia Foster Wallace se jugó en setiembre de 1995, entre Pete Sampras y un contrincante croata de nombre impronunciable. No hace falta decir que el escritor se alía con el tenis de Sampras, del cual llega a escribir algo que nunca leí a nadie: Sampras se mueve por la cancha como si se desmaterializara en un sitio y se volviera a materializar en otro. Rebobino algunos partidos de Sampras, sobre todo los que jugó contra Agassi, y confirmo el lúcido enunciado. Pero en este artículo lo realmente corrosivo es lo que dice del espíritu americano de comercializarlo todo, que es como decir prostituirlo todo. Salvo los jugadores, todo el resto del Open, que se celebra en Nueva York, es negocio puro y duro, con casos incluso de explotación de niños. Dudo que después de este demoledor reportaje, la revista le haya encargado otros más.

EL TENIS COMO...

Autor: David Foster Wallace. Ensayo. Editorial: Random House. 112 páginas. Barcelona, 2016. Precio: 9,90 euros (ebook, 6,99)

El segundo tiene que ver con el tenis de Federer. El partido que comenta es el que enfrentó en Wimbledon a Federer con Nadal en 2006, partido en el cual el suizo borró al español de la pista. Foster Wallace habla de momentos Federer. Y habla de que si Federer es Mozart, Nadal sería Metallica. Libro imprescindible para periodistas deportivos y aficionados.