La Mirilla

No rotundo a la guerra

Teresa Laespada, Ibone Bengoetxea, José Ignacio Malaina e Ignacio Casado. /Ignacio Pérez
Teresa Laespada, Ibone Bengoetxea, José Ignacio Malaina e Ignacio Casado. / Ignacio Pérez

Estreno en el Arriaga de la cantata de Luis de Pablo 'La caída de Bilbao', que conmemora este episodio de la Guerra Civil

TXEMA SORIA

Hace un par de años el Ayuntamiento de Bilbao le encargó al compositor Luis de Pablo –nombrado ilustre de la villa en 2010–, considerado como uno de los representantes más importantes de la música contemporánea europea, que compusiera una obra con la que se pudiera recordar el horror que supuso la Guerra Civil en Bilbao, ciudad que cayó en manos de las tropas franquistas en junio de 1937. Una historia, la de la guerra, que conoce perfectamente el compositor, ya que en ella perdió a su padre y a un hermano.

Ayer por la tarde, en el teatro Arriaga, que se encontraba prácticamente lleno, se estrenó 'La caída de Bilbao', cantata de una hora de duración con la que se conmemora este hecho histórico, en la que intervinieron la Orquesta Sinfónica de Bilbao, en esta ocasión dirigida por José Rafael Pascual-Vilaplana, actual director titular de la Banda Municipal de Bilbao; la Coral de Bilbao, bajo la dirección de Enrique Azurza; el violonchelista Asier Polo; y los cantantes vascos Miren Urbieta, soprano; Marifé Nogales, mezzosoprano; Mikeldi Atxalandabaso, tenor; y Fernando Latorre, barítono.

Una obra que comienza con el sobrecogedor sonido del violonchelo, un remedo del lamento de un soldado que ha de partir a la guerra, que contrasta con las alabanzas a los pacíficos contenidos en el Evangelio de San Mateo, cantadas por los integrantes del Coro. Una cantata que es un no rotundo a la guerra, al enfrentamiento entre hermanos, al inútil derramamiento de sangre.

En el estreno de la obra, con la que el Arriaga pone punto final a la temporada, estuvieron Juan Mari Aburto, alcalde de la villa; Ana Otadui, presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia; las diputadas forales Ibone Bengoetxea y Teresa Laespada; Vicente Reyes, subdelegado del Gobierno; los concejales bilbaínos Gotzone Sagardui, Nekane Alonso, Koldo Narbaiza, Gonzalo Olabarria, Gloria Múgica, Jon Bilbao, Raquel González, Carlos García, Gabriel Rodrigo, Asier González y Jone Goirizelaia; Eduardo Andrade, concejal en Getxo; Juan Mari Atutxa, Iñaki Anasagasti y María Esther Solabarrieta.

Asimismo se acercaron Simon Manley, embajador británico en España; Nick Greenwood, cónsul de Reino Unido en Bilbao; María Fitzpatrick; Ana Madariaga, directora gerente de Bilbao Musika; Ibon Aranbarri, director general de la Orquesta Sinfónica de Bilbao; Borja Pujol, director técnico de la BOS; Íñigo Alberdi, gerente de la Sociedad Coral de Bilbao; Miguel Zugaza, director del Museo de Bellas Artes de la capital vizcaína; Susana Astigarraga; la joven Manuela Zugaza; la artista Marta Cárdenas; María Victoria Cañas; José Ignacio Malaina, gerente del teatro Arriaga; Ignacio Casado, representante de la SGAE; José María Guibert, rector de la Universidad de Deusto; Elena Auzmendi, Miren García Bernaola, Andoni Olivares, el artista Jesús Mari Lazkano, Ana Elordui, José Antonio Taramona, Begoña Ibarlucea, Begoña Artabe, Esperanza Pardo, Irune Zuluaga, el historiador Joseba Agirreazkuenaga y Miren Onaindia.

No faltaron a la cita musical Félix Linares, Carmen Lirio, Teresa Querejazu, Cristina Bañales, Javier Mendoza, Javier Font, Olga Corbatón, Txus Casado, Araceli Pascual, Enrique Sotomayor, Adela Ojeda, Ángel Montilla, Aitor de las Heras, Estrella Garrido, Javier Oleaga, Gorka Sierra y Gorka Robles.