Un 'poltergeist' toma cuerpo en la azotea de Azkuna Zentroa

La instalación 'Aquelarre eléctrico', del artista zaragozano Néstor Lizalde, se podrá admirar hasta el 26 de enero todas los noches. / AZKUNA ZENTROA

La instalación 'Aquelarre eléctrico', de Néstor Lizalde, se activará todas las noches en lo alto del edificio

Isabel Urrutia Cabrera
ISABEL URRUTIA CABRERA

¿Será un 'poltergeist'? ¿A santo de qué tantos destellos? Es lo que muchos se preguntarán desde esta noche, nada más levantar la vista en las inmediaciones de Azkuna Zentroa. Entre las 20.30 y las 23.00 horas, se montará en la terraza todos los días –hasta el 26 de enero– la instalación 'Aquelarre eléctrico', con la chispa creativa de Néstor Lizalde (Zaragoza, 1979). La entrada es gratis. Una iniciativa pionera: nunca se había utilizado la azotea con fines artísticos y, además, es la primera vez que Lizalde trabaja al aire libre.

«En cuanto vi todos estos arcos, me quedé cautivado. Hay algo metafísico. Me recuerda los paisajes de Giorgio de Chirico... ¡Había que aprovecharlo!», exclamaba esta mañana Lizalde, a la sombra y con el pelo recogido en una coletita. Los rayos de sol caían a plomo y hacían sudar a chorros. Nada que ver con el espectáculo lumínico que se ofrecerá esta noche en lo alto de Azkuna Zentroa, a medio camino entre el ritual colectivo y la tecnología. «Me gusta jugar con la idea de fuego contemporáneo. Utilizo la electricidad como herramienta. El arte siempre ha tenido una vertiente tecnológica... Lo mismo sucedió en su día con la fotografía y el cine. Su origen era la experimentación artística», subrayaba Lizalde.

Muy activo en Etopia, Centro de Arte y Tecnología con sede en Zaragoza, en esta ocasión ha trabajado muy a gusto en Bilbao. Le ha bastado anclar 172 filamentos de luz 'neoled' en cada columna (de seis metros de altura) para crear una atmósfera mágica, con un ligero chisporroteo como sonido de fondo. Todo ello, generado por un ordenador que sigue las instrucciones precisas del artista. «Es un trabajo muy ambicioso y también efímero. Se ha hecho a medida de Azkuna Zentroa. No se puede replicar en otro sitio. Es único e intransferible».

Oferta novedosa y refrescante

Este verano, se exprimirán todas las posibilidades del edificio: no solo la azotea, sino también la entrada, el frontispicio y la piscina servirán de soporte para la fantasía. En el atrio, por ejemplo, desde hoy se puede participar en la instalación 'Identidata', un proyecto que estimula la reflexión ciudadana sobre el sexo, la política, la familia, la religión...

Entre el 18 y 27 de julio, el foco de atención se ampliará al lucernario, que permite ver desde abajo la piscina de la terraza. En lo alto, dos nadadoras protagonizarán la performance 'Dragón, descansa en el lecho marino', concebida por Pablo Esbert Lilienfeld y Federico Vladimir Strate Pezdirc. Se representará en dos pases, a las 21.30 y 22.00 horas. Una propuesta refrescante que no desentonará con el ingenio que luce en la fachada: la exposición 'Tres Gracias', de Naiara Goikoetxea, dará paso el 15 de julio a 'Las partes de la Malinche', de Leire Urbeltz. Se le sacarán chispas al edificio de Azkuna Zentroa.