Wicked Wizzard: «¡Queremos dar más caña!»

Mikel Bidarrazaga (batería), Iñigo Jauregui (bajo y voz) y Unai Mínguez (guitarra). XABI GOITISOLO/
Mikel Bidarrazaga (batería), Iñigo Jauregui (bajo y voz) y Unai Mínguez (guitarra). XABI GOITISOLO

El joven trío de Mungia desplegará su stoner rock y su heavy setentero por partida doble: el jueves en el Villa de Bilbao y el domingo en el Getxo Sound Fest

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Se dice que el rock está muerto y que los jóvenes no van a los conciertos. Sin embargo, estas dos sentencias se incumplen claramente en los directos de stoner rock (rock fumeta) y de heavy pureta influido por los eternos druidas de Black Sabbath, que se llenan de chavalería lozana, pálida, barbilampiña y curiosa.

Espectadores de conciertos y miembros de un recomendable trío de stoner rock prototípico son los veinteañeros que hoy nos ocupan, Wicked Wizzard, de Mungia, los cuales, aireando sus riffs guitarreros con vahos de Pentagram, Elder, Black Sabbath, Nebula, Kyuss, Fu Manchu o los locales Positiva, actuarán esta semana en dos plazas de acceso sencillo para el gran público, no sólo por tener la entrada libre: el jueves 19 en el 31º Concurso Villa de Bilbao (Bilborock, a partir de las 20 h) y la mañana del domingo 22 en un acto del 2º Getxo Sound Fest, el Puerto Deportivo de Getxo (Silver Tavern, 13.30 h).

Con tal excusa interrogamos a estos tres joveznos magos del rock fumeta con trazas lisérgicas, que se encuentran enclaustrados en el estudio Magic Box Musica, trabajando con James Morgan en su próxima reválida, pues su debut homónimo vio la luz en 2018.

Nos informan: «Íñigo (bajo y voz) y Mikel (batería) somos amigos de la infancia y siempre quisimos tener una banda. Cuando la creamos Unai (guitarra) entró para completar la formación».

- Os llamáis Wicked Wizzard. O sea Mago Malvado pero con dos zetas.

El nombre lo asociamos a que nuestros riffs y canciones tienen un carácter oscuro y malvado. Y pensamos que escribirlo con dos zetas le añadiría agresividad. En este estilo musical hay muchos grupos que llevan la palabra Wizard en su nombre, pero nos gusta demasiado como para no usarla. Además, lo de los magos da mucho juego tanto para las letras como para el arte del grupo.

- ¿Cuáles son vuestras influencias?

Bugdie, Black Sabbath, Led Zeppelin, Pentagram… Principalmente, pero cada uno aporta lo que escucha fuera de ese círculo. Existen muchas bandas ajenas al género y que también nos inspiran a la hora de componer o de estructurar nuestras canciones.

- Sois muy jóvenes. ¿Curráis o estudiáis?

Mikel tiene 22 años, estudia Concept Art y trabaja de profesor de ilustración. Unai tiene 23 y estudia Sonido y Realización. E Íñigo tiene 23 y estudia Magisterio.

- ¿Por qué a los veinteañeros en general os atraen tanto el stoner rock y el rock pesado y setentero de Black Sabbath y demás?

No sabemos, pero en nuestro caso Íñigo y Unai siempre han tenido presente esa música en casa. Mikel creció con rock más clásico, pero poco a poco se adentró en estos grupos más potentes. Al final, cuando dejas de escuchar lo que pretenden imponerte por la radio y comienzas a desarrollar tu gusto musical, estas bandas tienen mucho que ofrecer tanto a jóvenes con inquietudes musicales como a gente más experimentada en el mundo.

- Ya, es que a los conciertos de este tipo acuden muchos jóvenes. ¿Cómo veis la escena stoner en general en España y en Euskadi? ¿Ha menguado?

Aunque hay grupos stoner buenísimos, se ve que no es de los géneros más escuchados en Euskadi. Aunque nosotros en Wicked Wizzard siempre hemos sabido que haríamos lo que quisiéramos con nuestra música, independientemente de los estilos de los grupos que nos rodearan.

- Claro. ¿Habéis estado antes en otros grupos?

Íñigo tocó en Purple Vellocet. Y Mikel y Unai tuvieron varios grupos con los que fueron aprendiendo a tocar, pero este es su proyecto más elaborado. Actualmente Mikel tiene varios proyectos fuera de Wicked, entre ellos Osopardo, una banda de desert rock.

- Ya los controlamos. Presentad el CD de Wicked Wizzard a nuestros los lectores.

- Siempre hemos pensado que nuestro primer álbum es una carta de presentación. Sirve para enseñar quiénes somos, qué somos capaces de hacer y qué no, y a partir de ahí desarrollar nuestro estilo, el que ahora mismo estamos realizando en la grabación de nuestro segundo álbum.

- A tenor de ese debut se puede asegurar que tocáis un stoner rock canónico, que emitís las reglas marcadas por Nebula, Sabbath, Kyuss, Monster Magnet…

Nos encanta la rica variedad musical que nos legaron los grandes de los 70. La vemos como una biblioteca con enormes posibilidades de aprender. Ahora es nuestro turno de poner nuestro granito de arena al género.

- Je, je… Cantáis en inglés. ¿De qué van las letras?

En el primer disco las letras tenían una dirección menos oscura y narraban pequeñas escenas y sucesos como si escenas de una película se tratarse. Pero todo relacionado con un ambiente oscuro, por supuesto.

- ¿Y las del segundo disco que estáis grabando ahora?

En este segundo disco las letras son más elaboradas y tienen un significado más profundo. Abarca temas tan diversos como el honor, y la falta de él, las adicciones y sus efectos en la vida del individuo, las fuerzas malignas que no podemos controlar y están presentes en nuestros más oscuros deseos, e incluso el adoctrinamiento y la importancia del criterio personal frente a la colectivización de ideas. Hemos querido que las canciones formen parte de un mismo universo temático oscuro. Creemos que lo hemos conseguido y que los fans lo disfrutarán.

- Interesantes argumentos. Una duda: ¿adicciones de qué tipo?

Hemos podido observar cómo en nuestro entorno cercano ciertas sustancias han acarreado cambios muy grandes en la personalidad, psique y hábitos de conocidos. Y hemos querido reflejar el tipo de diálogo interno que una persona adicta puede tener mientras se aferra a la ínfima esperanza que le queda de superar el dolor.

-¿Cómo son vuestros bolos y cómo serán el del jueves en el Villa de Bilbao (Bilborock, a partir de las 20 h) y el del domingo por la mañana en el Puerto Deportivo de Getxo (Silver Tavern, 13.30 h), ambos con entrada libre?

Nos gusta ser una banda de directo que suena alto y fuerte. Por suerte el público nos suele comentar que así es. Siempre está bien transmitir energía bruta que luego el público te devuelve. El jueves tenemos pensado soltar una traca de temas únicamente nuevos, a piñón, porque solo disponemos de media hora. ¡No tendremos tiempo ni para respirar! En cambio el domingo aprovecharemos para jugar algo más con las canciones.

- ¿Qué haréis el sábado a la noche, sabiendo que el domingo tendréis que madrugar?

El sábado a la noche vamos a estar en el Gasteiz Xperimental Fest viendo unos conciertos buenísimos que organizan nuestros buenos amigos de Entropía. Ya recargaremos pilas el lunes.

- Ja, ja… os refería al festival psicodélico de Vitoria que se celebra en Falerina Taberna a partir de las 6 y gratis. Buena pinta. ¿A qué aspiráis en el Villa de Bilbao?

Aspiramos a dar un concierto que nos deje satisfechos. Nos importa mucho disfrutar de nuestros directos. Cuando eso pasa el público también lo disfruta y es maravilloso. Solo esperamos que haya buen ambiente.

- ¿Cuántos conciertos habéis dado?

Hemos perdido la cuenta en estos dos últimos años, pero lo que sabemos es que no son suficientes todavía. ¡Queremos dar más caña!

-¿Cuál ha sido el peor?

No hay uno específico, pero si ha habido varios con fallos bien por nuestra parte o bien por fallos técnicos.

-Pues recordad alguno de esos…

Es que ha habido más de uno. En cada uno ha habido un fallo diferente. Pero sinceramente no ha habido un concierto realmente desastroso. Solo de esos en los que sales con la sensación de que podrías haberlo hecho mejor. De estos hay más de uno. Aunque pensando un poco…

-Venga, venga, contadnos.

Hubo uno en el que salimos disfrazados de brujos, con túnicas y pelucas. Y las pelucas nos molestaban tanto que no pudimos tocar del todo bien. Dimos uno así y nunca más. No te diremos donde sucedió.

-Entiendo, ja, ja… ¿Y el mejor bolo?

El mejor podría ser o el del Kafe Antzokia con Dead Bronco o en Mungia con Osopardo. A estos vinieron todos nuestros amigos. Fue increíble.

- Ya, como una boda, imaginamos.

Temas

Mungia