Vetusta Morla la clava en Bilbao

Vetusta Morla la clava en Bilbao
IGNACIO PÉREZ

La banda madrileña reúne a más de 10.000 fans junto al museo en un concierto que comenzó con retraso a cuenta de los saltos a la ría

Silvia Cantera
SILVIA CANTERA

Anoche solo llovieron personas en Bilbao. La banda madrileña Vetusta Morla, buque insignia del indie español, reunió a más de 10.000 seguidores en la explanada del Guggenheim, en un concierto en el que certificó su buen feeling con el público bilbaíno pese al retraso con el que comenzó el show. El espectáculo de los clavadistas de Red Bull que saltaron a la ría por la tarde desde lo alto del puente de La Salve obligó a demorar la apertura de puertas y el arranque de la actuación, lo que causó malestar entre el público de Vetusta, agolpado en largas colas que llegaban hasta Alameda Mazarredo para poder acceder de forma controlada al recinto. El concierto arrancó finalmente pasadas las 23.00 horas con media hora de retraso sobre la hora prevista (ya venía precedido de una demora anterior).

Vetusta Morla, que venían de meter a 38.000 personas en un concierto de pago en Madrid -su cima en vivo-, aprovecharon el arranque para, en palabras de Pucho, su cantante, pedir disculpas por la espera. Todo quedó olvidado cuando se encendieron los focos. Irrumpieron en escena con 'Mismo sitio, distinto lugar', el tema que da nombre a su último trabajo y que tocaron de principio a fin. Eso sí, con incisos para repasar algunos de sus principales éxitos. Especial satisfacción generaron temas como 'Maldita Dulzura', 'La Deriva' -dedicada a quienes ayudan a desahuciados y refugiados- y la coreada 'Copenhague'.

Sobre un escenario vestido con una iluminación y unos audiovisuales pensados específicamente para cada tema -proyectaron en euskera la frase 'nos han dejado vivos'-, Pucho estuvo más bailongo que de costumbre. Para '23 de junio', a ritmo de vals, se puso incluso un pañuelo enganchado en los pantalones a modo de falda. La evolución de la banda hacia un sonido en el que ganan presencia los sintetizadores se hizo patente en los temas nuevos como la divertida 'Palmeras en la nieve'. En el disco contaron con la colaboración de 'El Mundo Today', que bromea con agresiones en combates de boxeo y estrellas de Instagram que fotografían pies que no son los suyos. Sobre el escenario, añadieron escenas de cómic y distorsiones de voz celebradas por el público. Ellos también la clavaron en Bilbao.

Noticias relacionadas

Mensaje a las mujeres

Mención aparte mereció también el tema ' Te lo digo a ti', con un dedo acusador gigante que descendió al público en un recinto lleno a rebosar desde lo alto del escenario. En un intento por plasmar en escena el delirio del videoclip de esta canción, en el que participa una genial Lolita Flores, tocaron con especial fuerza mientras Pucho se grababa en primer plano con la cámara frontal de un teléfono móvil que se proyectaba en las pantallas gigantes.

Tras la despedida, volvieron con ganas renovadas en el bis y con un agradecimiento especial a las mujeres que denuncian la discriminación por su «grito necesario». Vetusta Morla encaró la recta final del concierto ya pasada la una de la madrugada con la intimista 'Consejo de sabios', 'El hombre del saco' en una versión más electrónica y el colofón de 'Días raros'. La canción siguió incluso con los músicos saludando, ya lejos de los instrumentos, gracias al público, que mantuvo los coros con la intención de que la actuación se alargara un poco más. Quizá no raro, pero especial sí que fue anoche el recital del sexteto madrileño para sus seguidores en Bilbao.

Temas

Bilbao
 

Fotos

Vídeos