La J Teixi Band achicando espacios

Emilio Galiacho (ex Elegantes), Javier Teixidor (ex Mermelada), Charly Hens (ex Elegantes) y Dani Montemayor (ex Mermelada) tocando la primera, 'Qué vendéis?'. /Óscar Cubillo
Emilio Galiacho (ex Elegantes), Javier Teixidor (ex Mermelada), Charly Hens (ex Elegantes) y Dani Montemayor (ex Mermelada) tocando la primera, 'Qué vendéis?'. / Óscar Cubillo

El cuarteto madrileño de rock and roll negro liderado por Javier Teixidor, ex Mermelada, volvió a ganarse al público del Azkena con sus canciones de gozar en castellano

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

La J Teixi Band madrileña, la heredera de Mermelada, la que trasplanta el ritmo y blues de Nueva Orleans y de por ahí hasta Chamberí (no solo por cantar en castellano), la que se define como 'soul y rhythm and blues' en su página web, la liderada por el guitarrista Javier Teixidor, descargó el sábado en la Sala Azkena, a la hora del Madrid-Barça, para presentar dos discos recopilatorios en ('Letra y música' de la Teixi y el doble vinilo más CD en directo de Mermelada 'Memorias de un tren', ya que han metido su canción 'Coge el tren' en la película 'Campeones'), y a base de sudor y labor de zapa, la banda volvió a ganarse a la afición. «El público ha sido muy duro hoy», nos contó al acabar Teixi. ¡Pero si había entrado a los coros y esas cosas!

Fue un concierto como siempre creciente de 16 canciones en 81 minutos intensos y raudos: para cuando nos dimos cuenta ya se había acabado el show. El 25 % del repertorio fueron canciones de Mermelada, o sea cuatro, todas tocadas por el final: la fiesta desatada de 'Bebiendo y bailando' unida al rock and roll esencial; 'Es mejor así' revisado con la ligereza de Tequila; el recuperado 'Vuelvo a las calles' cruzando a los Blasters con Shakin' Stevens; y en el bis un 'Coge el tren' menos desatado que otras veces.

Fue un viaje de lo bueno a lo muy bueno, ¿eh? No subimos de lo plano y rutinario hasta el arreón final. No obstante, Teixi y sus fieles, vestidos de negro (tres con sobrias y elegantes camisas y el baterista con camiseta de BB King), evolucionaron como el Barça, que parece que no está jugando y al final te das cuenta de que ha comido el terreno y la moral al rival. Así, el combo de rock and roll negro madrileño fue achicando espacios al respetable (duro según el Teixi a una Telecaster atado) que de repente se vio contra la pared, contento, cantando y hasta dando palmas.

Inasequibles al desaliento, los cuatro madrileños abrieron con rock & soul ('¿Qué vendéis?'), como escribimos en el primer párrafo. Trasplantaron el tempo de Nueva Orleans a Chamberí ('Justo ahora') como quien dice tradujeron a Dr. Feelgood ('Culpable'). Asimilaron las melodías mods de Los Elegantes y Javier Sun ('Intento'; recordemos que Emilio Galiacho, el teclista de la Teixi, militó en Los Elegantes). Rocanrolearon con inimitable instinto (muy bien 'Malo es'), se pusieron crepusculares y springsteenianos ('No quiero escapar', que resuena al 'Downtown Train' de Tom Waits). Teixi hizo de predicador sobre la marcha (en algún calentamiento pensamos en Coppel) hasta tensar la cuerda del soul ('Estoy loco'). También elaboraron híbridos entre Bruce y Burning ('Ciudad Soledad') y se alistaron al Nuevo Rock Americano de los 80 entre The Del Fuegos y Guadalcanal Diary ('Blues del carbón'). Lanzaron rocanroles de potencial transversal ('Rosas rojas', de lo mejor entre lo mucho guapo), recuperaron las piezas mentadas de mermelada (¡'Es mejor así'!, la cima de la cita), y el bis triple lo abrieron con una versión castellanizada de Little Steven ('No quiero volver a casa'). Colaron el 'Coge el Tren' y cerraron con un rock and roll que chupó la sangre del pub rock ('Las ratas y yo', otra pieza infecciosa). «¡Grande!», le gritó un espectador a Teixi nada más acabar el bis.