Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

San Valentín: cinco canciones para morir de amor

La muerte de Isolda, pintada por August Spiess./
La muerte de Isolda, pintada por August Spiess.

De Wagner a Serrat, la idea de consumirse por una pasión no correspondida o por la falta del ser querido ha dado lugar a composiciones emocionantes

Carlos Benito
CARLOS BENITO

En la vida no está tan claro, pero en el arte siempre ha tenido mucho prestigio la idea de morir de amor, de consumirse hasta la extinción a causa de un sentimiento no correspondido o de la ausencia (quizá irremediable ya) del ser querido. La historia de la música brinda un montón de composiciones centradas en esa posibilidad: por ejemplo, del 'Morir de amor' de Miguel Bosé y José Luis Perales («morir de amor por dentro es quedarme sin tu luz») al 'Se puede morir de amor' de Los Chunguitos («que sí, que sí, que sí, que sí, ay, como estoy muriendo yo»), pasando por el inevitable 'Vivir así es morir de amor' de Camilo Sesto, que paradójicamente nos ha dado tanta vidilla en noches locas. O, fuera de nuestras fronteras, del 'Die With You' de Beyoncé («vivo para poder morir contigo») a otro 'Die With You', el de los góticos Christian Death (cuya letra solo repite eso, «cuando mueras quiero morir contigo»), sin olvidar ese ramalazo un poco obsesivo de Queen con 'Too Much Love Will Kill You' y Freddie Mercury con 'Love Kills'.