«Yo no robo ni eclipso nada», alega el pianista Marco Mezquida

Aurignac, Prats y Mezquida al fondo./E. C.
Aurignac, Prats y Mezquida al fondo. / E. C.

El magnífico pianista balear, igual de mayúsculo en el jazz que en la clásica, actúa el sábado en la Sala BBK en el seno del MAP Trio. «Queremos hacer vibrar y divertir», asegura ante la cita

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Este sábado, en el ciclo Mes a Mes de la Sala BBK (20 h, 15 €), reconvertida en un club con mesitas, velitas, birritas e incluso galletitas gracias al Bilbaína Jazz Club, oficiará el MAP Trio, proyecto basado en Barcelona que afronta su cuarto año de intercambio de vibraciones entre el menorquín Marco Mezquida (piano), el malagueño Ernesto Aurignac (saxo) y el gerundense Ramón Prats (batería).

Bajo el epígrafe de 'Libertad-Energía-Interacción' se presenta un concierto triangular y arriesgado, por improvisado, que lo mismo se inspirará en el jazz (Ornette, Coltrane, Monk…) y la clásica (Bach, Chopin, Debussy…) que en la vanguardia (Ligeti, John Cage…) y el pop (Beatles, Elvis, Nirvana, Radiohead…).

Departimos con el atareado pianista del MAP Trio, Marco Mezquida (Mahón, 1987), quien en su web se define como pianista, compositor e improvisador. Le hemos podido ver en vivo en numerosas ocasiones, la última en diciembre con la vocalista Silvia Pérez Cruz en un Arriaga sin una butaca libre, y sus teclas siempre brotan como un géiser capaz de opacar a los músicos que le acompañan. Nos atiende desde un polígono de Gerona: está en un estudio, grabando el segundo disco del dúo Chicuelo & Marco Mezquida, completado por un guitarrista flamenco.

-¿Dónde vives, en Menorca, tu isla, o en Barcelona, la capital del jazz?

Nací en Menorca pero vivo en Barcelona, en un pequeño ático muy céntrico del barrio de Gracia. Más o menos estoy la mitad de los días del año tocando por el mundo y esto me hace feliz porque era mi sueño. La verdad es que disfruto mucho con los compañeros con los que comparto mucha música muy diversa y estimulante. Son muchos conciertos al año, muchos viajes, muchos compromisos, gente, momentos varios en los que hay que invertir mucha energía… ¡y lo más positiva posible!

-Claro…

Es mucha la energía que hay que poner fuera de casa. Y por eso, cuando vuelvo a mi hogar, procuro ir aterrizando de tantas intensidades y cambios para estar en calma y alegría con mi chica y mi gato, con mis amigos, la familia...

-¿Y de vacaciones sueles salir?

Sobre las vacaciones te diré que por ahora disfruto más estando de concierto por el mundo, con todo lo que conlleva, que organizando unas vacaciones como turista. Obviamente me gusta tener tiempo libre para estar en casa tranquilo, y espero disponer de más calma en el futuro, pero por ahora lo de la tranquilidad no me pasa mucho y esto es lo que yo quiero vivir.

-¿Qué haces un día normal que no estás de gira, de los que estás en casa?

¿Pues qué voy a hacer? Desconectar. Ocuparme en cosas más mundanas pero necesarias como es salir de compra, cocinar, componer, leer, poner música, ir al cine, al teatro, pasear, quedar con los amigos, hacer el amor…

-Ejem… ¿Y cuántas horas practicas al piano en casa?

Al llegar a casa me gusta tener silencio. O escuchar música variada que me siente bien, desde la renacentista a la contemporánea, el pop, etc. No me gusta tocar mucho en casa si debo tocar por la noche en un concierto. Prefiero estar fresco de oídos. Cuando tengo tiempo libre sigo estudiando piezas clásicas, o toco sobre discos de los Beatles o de jazz. Y aprovecho en casa para componer nuevas canciones, o para improvisar, o para quedarme en silencio mirando un punto en la pared y pensando. Muchas veces estudio más mentalmente que tocando.

-Pude ver el final de vuestro concierto en el Festival de Jazz de Getxo, el pasado julio, una tarde al aire libre. ¡Cómo llovía! El chaparrón lo fastidió todo, vaya chasco…

Ah, vaya, ¡la lluvia de julio en Getxo! Pero bueno, yo no tuve la sensación de que lo fastidiase del todo. Sea como fuere, no dejamos de tocar y pese a la lluvia disfrutamos mucho. Y el público, que abarrotaba el perímetro cubierto de la plaza, diría que también, ja, ja, ja…

-Sí, estábamos tapados bajo las cornisas adyacentes y bajo la cubierta del parque infantil. Y también pudimos verte hace poco con Silvia Pérez Cruz en el Arriaga. Un triunfo total, aunque la gente pareció muy introvertida antes de las ovaciones finales.

Fueron dos conciertos muy gozados por estas tierras, sí. Y muy diferentes. El de MAP fue al aire libre. Como somos un power trio con muchas influencias y mucha interacción, interactuamos mucho entre los tres. Y el dúo con Silvia fue un repertorio de joyas llevado a cabo en un teatro majestuoso como el Arriaga. Un teatro abarrotado, con un silencio y respeto brutales, y eso nos permitió obtener la máxima concentración para ofrecer la más exquisita sensibilidad y expresividad, conexión y conversación. El dúo es un formato que adoro. Me permite conversar y sentir que entre los dos podemos ser una orquesta o ser un solo instrumento. Silvia es un portento y el tratamiento de ese concierto es el de crear una especie de hipnosis gracias al poder de la música y a la evolución de ésta con en el trabajo de luces.

Mezquida, Aurignac y Prats en acción.
Mezquida, Aurignac y Prats en acción. / E. C.

-Bueno, las luces parecieron escasas en el Arriaga, sobre todo en la primera mitad del show. Marco, tú pareces experto en robar protagonismo o eclipsar con tu talento a los líderes de los grupos con los que tocas. Lo pensamos viéndote con la vocalista catalana Celeste Alías y nos pareció descarado con el contrabajista colombiano Juan Pablo Balcázar, las dos veces en conciertos en la Sala BBK. ¿Algún jefe de grupo te ha dicho que te reprimas un poco?

Yo no robo ni eclipso nada. O al menos nunca ha sido mi intención tener más o menos protagonismo que nadie. Sobre el escenario, cada uno de los músicos con los que lo comparto, que son de muchos tipos, se muestra libremente con su personalidad y su personal entrega musical. Yo me siento libre y feliz en los escenarios, y quiero que me potencien y yo potenciar a mis compañeros para conseguir un resultado creativo y musical rico y vivo. No pienso en individualidades, sino en que la música sea expresiva en su conjunto: pasional, intensa, inteligente… Que enganche a quien la escucha y que le provoque emociones. Entonces pienso que cuando gente como Juan Pablo o quien sea me ha llamado para tocar en sus grupos, es porque se lo pasan bien conmigo y no porque tengan miedo de que les eclipse.

-Por supuesto. Lo observábamos casi en broma. A modo de elogio. ¿Con cuántos proyectos andas ahora mismo?

Mis principales proyectos que lidero o colidero son mi trío junto al gran guitarrista flamenco Chicuelo (lo completa un percusionista), y mi trío Los Sueños de Ravel, con el que revisito la música del célebre compositor francés. También soy muy feliz con el dúo junto a la fascinante cantante Silvia Pérez Cruz con la que mantengo una gran complicidad y comparto el amor por la música. Después estaría mi power-trio MAP, junto a Ernesto Aurignac y Ramón Prats, mi trío de jazz danés Pieris, mis dúos con Celeste Alías y Manel Fortiá, y los conciertos a piano solo que son momentos también muy especiales para mí, pues me aporta un contrapunto respecto a los demás formatos. A todo esto habría que sumar los conciertos como sideman o colaborador de otros proyectos hermosos de grandes músicos del país.

-Jo… ¿Hasta cuándo tienes la agenda ocupada?

Por ahora, como se puede comprobar en mi web, tengo agendados conciertos hasta el mes de noviembre

-¿El concierto del MAP Trio en Bilbao va a ser difícil para el oyente?

Nada difícil. Será un concierto muy ameno y alegre. ¡Y siempre pensamos en el público! No tocamos nunca desconectados de la gente que viene a vernos. Queremos hacer vibrar y divertir. Que quienes lean esto no lo duden y se animen. Se enamorarán de la maestría de Ramón Prats (batería) y el portento de Ernesto Aurignac (saxo alto).

-Conoces muy bien Bilbao, de tantas veces que has venido a actuar. Más de 20, dijiste en el Arriaga.

Sí. Me flipa pasear por el casco antiguo de día y de noche. Y estar con Gorka y Tato y los amigos del Bilbaína Jazz Club.

Marco Mezquida tocando en solitario para la Fundación March:

<iframe width="100%" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/rSDCFRCh9qI" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe>