«El sur es paciente y generoso», dice la cantante Lizz Brigth, que actúa mañana en Bilbao

«El sur es paciente y generoso», dice la cantante Lizz Brigth, que actúa mañana en Bilbao

La cantautora afroamericana, una de las figuras más reconocidas del jazz, cierra el ciclo Emakumeok! de la sala BBK. «Estoy encantada de volver a Bilbao», asegura

JOSU OLARTE

En un lapso belga de su nuevo periplo europeo, la cantante afroamericana Lizz Wright no oculta su emoción por volver a actuar mañana en Bilbao, cerrando el ciclo Emakumeok! de la sala BBK (20.00 h 30 €). «Estoy encantada de volver. Me encanta Bilbao, tengo grandes recuerdos de su historia, su arquitectura y de su comida increíble que quiero explorar más, La vasca es una de mis cocinas favoritas», apunta la vocalista de Georgia, pero radicada desde hace cuatro años en una casa cerca de Asheville (Carolina del Norte) donde dice llevar una vida de trabajo «duro y tranquilo» al margen de la música. «Allí me convierto en jardinera, cocinera y propietaria de restaurante. Es divertido, emocionante y agotador servir a vecinos que no tienen idea de mi otra vida. También enseño algunas habilidades tempranas en el arte culinario a adolescentes ya que mi café está escuela en una de arte. Cuando estoy en casa, juego con mis grandes perros y cada semana tengo clases de piano con mi mentor Kenny Banks Sr».

Hija de un predicador y director musical de una congregación de la pequeña localidad sureña de Harira, donde nació hace 39 años, Lizz ha forjado una carrera que, partiendo del góspel eclesial, ha combinado con blues, el R&B , el folk o jazz, suscitando en sus inicios comparaciones con Norah Jones. Quince años, cinco discos y muchas conexiones después (Toots Thielemans, David Sanborn, Amso Lee, Meshell Ndegeocello...) Lizz sintió desde su retiro junto a los montes Apalaches el impulso de rendir tributo a su genética sureña en su último disco 'Grace' (Concord 17) en el que lleva a su terreno meloso y seductor standards de los años 30 y versiones de Ray Charles, Allen Toussaint, Bon Dylan, Rose Cousins o K D Lang, entre otros.

«La gracia de la que habló es la de la tierra y su gente; el verdadero espíritu del sur de Estados Unidos que es profundo, paciente, generoso e indulgente. Pensé que era importante revelar eso como afroamericana en este momento», confiesa Lizz sobre el disco que presenta y que registró en Carolina de Norte, junto cotizado y clasicista productor de R&B, soul, blues y folk Joe Henry, justo después de la elección de Donald Trump, que no alteró su visión.

«Quería responder al clima político hostil generado con dignidad y efecto porque no hay política que pueda cambiar el espíritu de la tierra y sus gentes. Podría alterar y desarraigar algunas cosas pero pasará. Todo el mundo está aprendiendo a su propio ritmo ... incluido el presidente», comenta la vocalista y compositora que ya ultima un nuevo proyecto «tocando más el piano» y que mañana actuará respaldada por un cuarteto de «músicos increíbles» formado por el exguitarrista de Norah Jones Adam Levy (guitarra), el bajista galo Ben Zwerin (A Kidjo, Lila Downs...) el batería Michael Jerome (John Cale, Richard Thompson) y el gran teclista Bobby Sparks (Prince, Ray Charles, Hancock, George Benson, Dianne Reeves). «La forma en que manejan mi música es muy inspiradora. Últimamente me he relajado un poco más en la vida y me siento más valiente y abierta, sobre todo al comunicarme con la audiencia y hacer el show más atractivo. Mucho aire fresco. ¡Hasta me he cortado el pelo!»

Temas

Bbk, Bilbao