Pablo Perea, entre lo roquerete y lo moñita

Pablo Perea cantando 'La calle de los sueños rotos'./Carlos G. Azpiazu
Pablo Perea cantando 'La calle de los sueños rotos'. / Carlos G. Azpiazu

Catorce años estaba sin venir al Bilbao el ex La Trampa, que acatarrado pero sin que se le notara sedujo al Cotton Club en el estreno de su nuevo disco, 'Talón de Aquiles'

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Pablo Perea, ex La Trampa (Madrid, 1988-1995), participante en el grupo nostálgico ochentero La Edad de Oro, presentó el viernes en el Cotton Club su tercer disco en solitario, 'Talón de Aquiles' (Latrama Planners), en dúo acústico y escoltado por su productor, Borja Montenegro (escudero de Ana Belén y Luz Casal), quien aportó guitarras maravillosas y coritos suavitos. Bien arreglado el dúo y con la voz estupenda de un Pablo sobrado de facultades a sus 50 años, el sólido concierto de 17 canciones en 111 minutos superó las expectativas de incluso los más fans.

En un ambiente íntimo y cercano, con la mayoría del respetable sentado (en taburetes y en sofás) y con preponderancia femenina, Pablo Perea se mostró seguro, gracioso, campechano y cómplice: informó que hacía unos diez años que no venía a Bilbao (luego precisó que fue presentando su disco 'Todo va bien', que salió en 2004), dijo que no había estado nunca en el Cotton Club, un local al que calificó de 'chulo', al acabar prometió que volvería, el bastante hablador vocalista avisó que si se enrollaba demasiado podíamos levantar la mano o bajar el pulgar para pararle, preguntó si había peticiones (la peña excitada expresó muchos títulos) y dijo una cosa muy importante: «A veces soy más roquerete y a veces más moñita. A medida que cumplo años me cuesta más cantar como los roqueros». De hecho, al margen de la lírica romántica, al menos tres de los 17 temas sonaron muy boleristas, a lo Armando Manzanero, tanto que al salir ironizó el fotero Azpiazu: «Puedes titular Pablo Perea, cada vez más cercano a Café Quijano».

Pablo libó whisky y Borja Montenegro cató tinto.
Pablo libó whisky y Borja Montenegro cató tinto. / Carlos G. Azpiazu

Pablo Perea libó de un vaso lo que parecía whisky (su guitarrista tenía una copa de tinto), cosechó muchos parabienes ('máquina, Pablo', 'bravo, Pablo', 'ole', le espetaron al acabar varias canciones) y, aunque declaró que arrastraba un catarro debido a tanto cambio de clima (sí, sudó un poco), vocalmente no se le notó. Abrió bolerista con 'De aquí a la eternidad', cual cantante melódico se lo montó en 'Volver a casa', muy cantada por el público (cantada, no coreada: la gente se sabía muchas letras), y se puso roquero a lo Revólver en 'La calle de los sueños Rotos', muy americanista y con guitarra slide de Montenegro.

Las tres fueron de La Trampa y a la cuarta presentó la primera de su nuevo disco, la titulada 'Silencios', que le quedó muy bien y muy en plan Sergio Dalma (en esta fue cuando comentó lo de más roquerete y más moñita). Y hasta el final del concierto predominaron los medios tiempos amorosos (a solas hizo 'Veneno', algo Dani Martín, porque a Pablo se le rompió una cuerda y se la cambió Montenegro; luego a dúo cantó una notable 'El culpable fui yo', algo a lo Enrique Urquijo…), se revelaron sustratos crápulas ('Viviendo de noche' con su armónica dylanita, 'Nunca fuimos ángeles' con la guitarra de doce cuerdas algo Byrds que regaló un solo estupendo…), se mostró sincero y con los pies sobre la tierra (cuando reconoció que le iba mejor en la música antes de 'Días de vino y rosas', un rock a lo Revólver, o cuando contó que le iba bien en la música pero mal en el amor antes de 'Tentación', un soul a lo Zucchero, ambos títulos de La Trampa), a lo tonto se marcó un rock and roll acústico en plan el bareto de 'Thelma Y Louise' que puso a la gente a dar palmas espontáneas ('Al lado de ti'… no importa morir; de lo mejor de la velada), y para el bis doble reservó una nueva, 'Me equivoqué', entre Antonio Vega y Manzanero, y un éxito de La Trampa para despedirse definitivamente, 'Te echo de menos', o sea su versión del ochentero 'Missing You' del británico John Waite.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos