La música para machos de Hogjaw

La música para machos de Hogjaw

El cuarteto de Arizona, con sus pintas y sus rocks sudistas, arrancó en Bilbao una gira española de once bolos que acabará en Vitoria el domingo 2 de junio

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Prototipo de muchas cosas parecen Hogjaw, cuarteto de rock sudista gestado en 2006 en el desierto de Arizona: por sus pintas parecen rednecks que miran con cara rara a los forasteros que entran en su pueblo (grasas y colesterol, barbas y melenas, gorras de camionero y sombreros vaqueros con plumas indias, tatuajes y parches…), cantan sobre el derecho a portar armas (la canción del bis, 'Gitsum'), cantan mucho de beber whisky, de carreteras, y también cantan a su entorno con vocación nacionalista ('I will remain').

Prototipos de la América primero, sí. «Hacen música para machos», calificó Raúl el Guapo nada más acabar su concierto de 17 piezas en 111 minutos (¡no se hicieron largos!) del miércoles en el Antxiki, la sala superior del Kafe Antzokia, el primero de una gira española de once bolos en doce días (el lunes 27 lo tienen libre) que acabará el domingo 2 en Vitoria (sala Urban Rock Concept). Howjag andan divulgando por Europa su sexto disco, 'Way down yonder' (17), y mucho merchan despacharon en el Antxiki.

Ante casi cien personas muy entusiasmadas, a volumen brutal, con sonido algo crepitante y problemas con el amplificador del hacha solista Jimmy Rose cuyos punteos a menudo volaban disimulados en la ecualización, Hogjaw (mandíbula de cerdo sería la traducción literal; el apelativo del combo proviene del comilón cantante y guitarrista, Jonboat Jones) no bajaron la intensidad sudista, americanista, a lo largo de todo el set.

El bajista con las plumas de águila Elvis DD y el baterista y cantante Kwall.
El bajista con las plumas de águila Elvis DD y el baterista y cantante Kwall. / Juan Raúl Fdez. Salabarria

Plausibles personajes para una película de paletos zombis dirigida por Robert Rodríguez, Hogjaw corrieron cuesta abajo a lo Lynyrd Skynyrd ('Rollin Thunder'), amasaron el boogie en plan sus correlatos V Horse Johnson ('Beast of Burden (Roll On'), se tornaron serpenteantes como Cactus ('Where Have You Gone?'), batieron el funk de modo soterrado similar a los Black Crowes ('Hells Half Home of Mine'), se arrastraron a lo ZZ Top ('Am I Wrong?', cantada por el baterista; antes había cantado otra pieza el hacha solista), al menos dos veces fueron épicos y hondamente americanos a lo Blackfoot ('Walkin', al final 'This whiskey'), se alargaron en una jam que comenzó lisérgica y se dilató en la senda de los Allman Brothers ('County line'), se marcaron un boogie hookeriano vía Canned Heat que no constaba en el setlist y que pararon abruptamente, hicieron corear a la peña ('Way Down Yonder'), idearon híbridos entre Led Zeppelin y ZZ Top ('Never surrender'), batieron más boogie vía V Horse Johnson ('El camino', en castellano, pues también cantan mucho a la carretera) y el baterista cantó el único proto heavy metal de la velada, con potencialidad para el éxito ('Road of fools / Carretera de locos').

Hum… Molaría repetir el domingo 2 de junio en la Urban Rock Concept de Vitoria, ya se ha dicho.