The Max Meser Group, tulipanes beatlenianos

Isaac Wadsworth, Ben Chapman, Harrie Roelse y Max Meser. /Iñigo Barquín
Isaac Wadsworth, Ben Chapman, Harrie Roelse y Max Meser. / Iñigo Barquín

Camino del festival Purple Weekend leonés, el cuarteto holandés dio un concierto gratuito en un Kafe Antzokia que captó su onda de pop retro y armónico

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Al final se trasladó a la sala grande del Kafe Antzokia el concierto con entrada libre que el tulipán Max Meser dio el jueves del puente de la Constitución. Iba de camino al festival Purple Weekend de León, donde actúa hoy viernes y adonde han emigrado tantos melómanos vizcaínos, o sea que disfrutamos de una delicatesen gratuita. Con 17 minutos de retraso arrancó la cita y el cuarteto de Ámsterdam tocó 21 canciones en 72 minutos muy retros. Algo así en plan las fórmulas del 'Álbum blanco' de los Beatles (del que se cumplen 50 años y por eso se ha reeditado) añadiéndoles un chas de los Jam.

El líder Max, al que habíamos calificado de dandy en entrevista previa, salió a escena vestido con una sencilla camiseta de rayas algo Waterboys y tenía pinta del futbolista Modric cuando era pobre. Algo frío, bastante distante y cuasi altivo, como otras veces que le hemos visto, Meser cedió bastante protagonismo a sus escuderos, que vestían camisas estampadas superchulas, alguna de paramecios. Max Meser nació en Sabadell, donde vivió hasta los 14 años, y luego su familia se trasladó a la Costa Brava, donde vivió hasta los 19, cuando se mudó él solo a Ámsterdam, donde ya lleva siete años, por eso habló en castellano: nos animó a bailar en un instrumental (quienes más lo hicieron fueron una cuadrilla de extranjeros), informó de que al acabar el show venderían los dos primeros discos que tenía expuestos en modo escaparate a la derecha del tablado (se les había acabado el último single, 'Free', eso que se publicó en octubre), y presentó a los miembros del cuarteto, explicando que son nuevos el bajista y el baterista (éste no dejó de sonreír mientras daba duro a los parches).

El repertorio del Max Meser Group fue (es) perfecto para el Purple Weekend leonés: pop esencial, bailable, colorista, armónico, de filiación mod y muy, muy retro. A veces demasiado, pero su concierto, solo perjudicado por ciertas crepitaciones acústicas de fondo esporádicas, cursó con agilidad y pudimos catar (algunos espectadores incluso relamerse) modernismos algo Oasis (la inaugural 'Feeling Better'), mucha dicción John Lennon ('Who're Ya Goin' to Blame', 'Leave It Alone'), recreaciones brit pop que te hacían dudar de su nacionalidad holandesa ('Love', la primera en que Max se sentó al piano), envolventes lisérgicas ('Square Room'), toneladas de Beatles adultos ('Good Bye' podría estar en el LP 'Sargento Pimienta'), un viaje a los primeros Beatles ('Mona', la cantó el bajista), la caña mod de los Jam ('Free', el último single) y un bis donde cayó la mejor canción, la última, entonada por el bajista, la menos retro y más personal, algo Art Brut, cuyo título desconocemos porque no estaba consignada en el setlist.

 

Fotos

Vídeos