El BBK Live y otros festivales denuncian «trabas burocráticas» y piden una nueva regulación

Escenario principal del festival BBK Live, en Kobetamendi./e. c.
Escenario principal del festival BBK Live, en Kobetamendi. / e. c.

EL CORREO

La Asociación de Festivales de Música (FMA), a la que pertenecen festivales como el BBK Live de Bilbao, el Festival Internacional de Benicàssim (FIB) y el Dcode de Madrid, criticó ayer la «situación de incertidumbre» en relación con «las trabas burocráticas y administrativas a las que se enfrentan los organizadores año tras año» y reclamó una nueva normativa.

Entre las medidas que proponen se incluyen las de eliminar la imposición de licencia para eventos consolidados, «equiparándolos a la declaración responsable habitual en el resto de actividades económicas». También piden que se adopten compromisos de estabilidad plurianual entre festivales y administraciones públicas y una interpretación uniforme de la normativa que «rompa las barreras de desigualdad».

Festivales veteranos que llevan numerosas ediciones celebradas se ven abocados a lidiar con situaciones irracionales como si fuesen eventos de primera edición», critica en un comunicado la asociación. En este sentido, lamentan que, a pesar de tratarse de eventos que llevan celebrándose más de cinco o diez ediciones, cada año deben «volver a superar los mismos trámites burocráticos» que no respetan ni tienen en cuenta los plazos necesarios para montarlos y organizarlos.

«Procedimientos de licencias de más de seis meses, permisos de trabajo de tres meses para los artistas, contratos de cesiones de espacio o patrocinios supeditados a los cambios políticos que ignoran la trayectoria del festival son algunas de las cuestiones con las que tienen que lidiar los organizadores», denuncian. Es por ello que han alertado de «una situación de incertidumbre» en torno a las interpretaciones normativas relativas a prevención de riesgos laborales, acceso de menores o relación con el público consumidor, «según la comunidad autónoma, que pueden dar pie a respuestas contradictorias».