«Juntos tenemos que espabilar», avisan Potato

Pako PKO con sombrero Pork Pie y sus tres vientos agachados/ALBERTO V. BERBIT
Pako PKO con sombrero Pork Pie y sus tres vientos agachados / ALBERTO V. BERBIT

El ochote vitoriano anda de gira de su 35 Aniversario y el sábado en el Kafe Antzokia tocará éxitos como 'Miguelín el casero' o 'Rula'

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Supervivientes de los tiempos revueltos del rock radical vasco y de la reivindicación de la Euskadi Tropikal son los alaveses Potato, que se juntaron en Vitoria en 1984 y que por ello se hallan ahora mismo en plena gira del 35 aniversario, subtitulada 'Potato todo el rato', como se llama su último disco, editado en 2014. Por la alineación patatera (potatera dicen ellos) han pasado más de 50 miembros, aunque el único que ha permanecido todo el rato es su cantante, el inefable y dicharachero Pako PKO, que pilota ahora mismo a un octeto u ochote profesional capaz de poner en danza a cualquier tipo de público.

Durante estos 35 años Potato sólo han sufrido un parón de dos años: la banda montó una gira de despedida en 2007, pero se reactivó dos años después, para gran enfado de un miembro fundador, el también cantante Aianai, asunto que Pako PKO regatea como Mbappé en esta entrevista que realizamos de cara a su concierto bilbaíno de sábado noche (Kafe Antzokia, 22 h, 10-12 €; más Guda Dantza), donde se supone que sonarán canciones molonas y tórridas como 'Miguelin el casero', 'Rula', 'Sube, sube' o 'La clase obrera', entre otras. Venga, que hable nuestro admirado Pako PKO, que es de lo que más le gusta hacer.

-¿No hubo ya una gira de despedida de Potato? ¿Quizá hace poco?

No, hace poco no fue: la única gira de despedida transcurrió en 2007. Una despedida es como cuando una persona se despide de otra. No tiene por qué ser un adiós definitivo, y mucho menos en el mundo de la música.

-Vaya. Pero seguro que la de entonces no se trató de la típica maniobra engañosa y comercial, como hacen los Rolling, los Scorpions, Rosendo…

Puede ser que alguien utilice ese reclamo como una estrategia para vender más entradas o a mejor precio, pero no fue nuestro caso. Nosotros amamos la música y casi todo lo que la rodea. ¡Y también amamos todo lo que tenga que ver con el ska y el reggae!

-Y ahora estáis en la gira 35º aniversario. ¿Esperabais llegar tan lejos en el tiempo?

Efectivamente, es la gira 35 añazos. Cuando una cosa empieza, pues nunca se sabe. O por lo menos no se piensa en cuándo ni en cómo va a acabar. Mientras haya nuevas ideas y ganas de exponerlas, nosotros decidimos seguir divirtiéndonos y ver cómo la gente se divierte en nuestros conciertos.

-¿De la vieja guardia solo queda el cantante, no? Tú, Pako PKO.

Pako PKO puede que sea la cara, pero dentro de Potato también late el corazón de la banda, y me refiero al primer batería y uno de los iniciadores del concepto 'potatil': Timoteo Ozaeta, que siempre nos ha estado apoyando en las grabaciones en su estudio 008 Sonido y que ha estado trabajando como técnico en los directos. Además trabaja en grabaciones para otros estudios. Por ejemplo, ha participado en los tres últimos discos que se han registrado en el estudio Priscifunktoria de Bilbao.

- Ya, el de la Priscilla Band de Bilbao. Ahora también os busca y gestiona conciertos su oficina: Electric Bulegoa.

Sí. Hablando de la actual formación, en ella hay músicos ya han estado en otras etapas de Potato. Otros llevan ocho o nueve temporadas, y los últimos en entrar ya van dos y tres temporadas.

- Y la pregunta chunga: ¿no ha llegado a haber hasta dos formaciones con el nombre de Potato circulando debido a disensiones en el seno de la banda?

No, en ningún momento ha habido dos formaciones. Lo que sí hicimos durante el receso de Potato fue dar algunos conciertos que se habían quedado fuera de la gira de 2007, la de despedida, por cuestión de fechas. Y quisimos hacerlos. También en 2008, tal y como habíamos programado, hicimos bolos fuera del Estado: por Francia en el Euskal Herria Zuzenean y por Alemania con el nombre de Potato Free-to. Puede ser que eso diera lugar a algún despiste, pero la formación era la misma de la famosa despedida. Con los mismos músicos y Pako PKO, que es el único que ha estado desde el principio hasta ahora mismo.

-Potato todo el rato. Vaya eslogan más molón. ¿Cómo surgió?

Surgió espontáneamente como un grito de ánimo de los asistentes a los conciertos para pedirnos que tocáramos más canciones y que no lo dejáramos nunca.

-Ja, ja, ja…

Así son los seguidores de Potato: ¡incansables! Este apoyo del público, sumado a las recomendaciones de nuestras familias, que no querían vernos en casa, de nuestros amigos y amigas y de los promotores de conciertos, más nuestras ganas, fue lo que nos decidió a continuar y a volver a ser Potato, sin más. Bueno, sin más no: ¡Potato todo el rato!

-¿Cómo ha cambiado la escena en Euskadi en estos 35 años? ¿Para bien en los conciertos y para mal en lo que a ventas de los discos respecta?

Con la crisis, los ayuntamientos, que eran los principales promotores, pues recortaron presupuestos y eso ha sido un desastre para muchos grupos. Nosotros, que seguimos apostando por los movimientos autogestionados, comisiones, asambleas y tal, no lo hemos notado ni para bien ni mal.

-¿Y sobre la venta de discos?

Las nuevas tecnologías han cambiado totalmente el mercado discográfico. Las discográficas sí dicen que los discos se venden menos, pero a nivel del merchandising que se pone en los conciertos, las cifras siguen igual.

-Y ya sabemos que así la tajada es mayor para el grupo. Pako, ¿qué queda de la Euskadi Tropikal?

De la Euskadi Tropikal queda el notorio aumento de las temperaturas, que ya es un hecho. Pero sí es verdad que rambién hay una fresca y nueva oleada de formaciones y de sound systems que andan en la onda del ska y del reggae.

-¿Y se entera o no se entera la clase obrera? En Euskadi, con Tubos Reunidos, Michelin, la Mercedes y tanta industria, un currela gana más que un artista. ¡Y trabaja menos horas!

Bueno, lo que tienen muchas de las letras de Potato es que son completamente actuales. Con la crisis inventada por el neoliberalismo, muchos de los avances y derechos ganados con la lucha de la clase obrera están siendo recortados o suprimidos directamente. No pensemos en quién gana más o menos. Somos todos los que estamos perdiendo y juntos tenemos que espabilar.

Pako PKO sentado como un sultán.
Pako PKO sentado como un sultán. / ALBERTO V. BERBIT

-Hum… ¿Potato os pluriempleáis? Recuerdo una entrevista delirante contigo, Pako, que contabas que os autoexplotabais porque erais trabajadores autónomos. Y al salir del concierto correspondiente en el Kafe Antzokia vimos a la salida la furgoneta de algún gremio, que era vuestra.

¡En aquel momento pudo ser así lo que cuentas! Lo de la furgoneta era broma. Recuerdo que ponía 'Albañilería en general' y la furgo pertenecía, curiosamente, al actual batería, Ángel 'El Che', que nos llevaba y hacía percusiones en algunos temas.

-¡Vaya plancha! Pues nosotros nos creímos que era de un curro de verdad. Nos reímos mucho.

Hacía tanta gracia que nos daba pie a muchas risas. Y a situaciones cómicas en los controles y en los conciertos. Tú fuiste una de las víctimas, Óscar. Sorry, barkatu, je, je…

-Estás perdonado, pero como diría John Ford: entre la verdad y la leyenda hay que contar la leyenda. ¿Potato sois profesionales de la música?

La actual formación es a mi parecer una de las mejores de la historia potatera: cinco músicos viven exclusivamente de la música y tres compaginamos este veneno de papa con otros curros.

-Muy pros, sí.

Y juramos por la Santísima Patata que ya todas las giras serán 'Todo el Rato', hasta que no queramos más. ¡Pero prometemos no hacer ninguna gira de despedida! Por ahora, ja, ja, ja…

-¿Cómo será el concierto de Bilbao, el del sábado?

Hace tiempo que no estamos en Bilbao y tenemos muchos seguidores y seguidoras allí. Promete ser un fiestón punky ska-reggae party jaia al pil pil. Tocaremos canciones nuevas a modo de adelanto del próximo disco y nos acompañarán los J.A.S.P. Guda Dantza. ¿Todavía se dice esto de J.A.S.P. o somos unos carrozas?

-¿Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados? Lo de la publicidad capitalista, sí. Se dijo durante poco tiempo. ¿Y nos dices unas palabras sobre los teloneros, los vizcaínos Guda Dantza?

Coincidimos con ellos hace tiempo y, aparte de ser más majos que las pesetas, nos gustó mucho su apuesta musical. En directo son potentísimos y se complementan perfectamente con Potato para tener una noche redonda. Están inmersos en su 'Eztanda Tour'. y agradecemos que se apuntaran a este embolao. Como dato curioso hay que resaltar que el antiguo bajista de la banda hizo alguna sustitución en Potato y tocó con nosotros en directo. Son recomendables al 100 %.

-¿Por dónde continuará la gira 'potatera' del 35 aniversario a lo largo de este 2019?

La gira, que empezó en casa, en la sala Jimmy Jazz de Vitoria-Gasteiz, siguió por el norte del Estado. Ahora nos toca Bilbao y más adelante nos llevará a Madrid, Cataluña, Andalucía y a varios festivales.

-¿En qué otras partes de España se os quiere tanto o más que aquí? ¿En Andalucía? ¿Cataluña?

No podríamos decir dónde nos sentimos más queridos. Eso sí, la parada obligatoria anual la tenemos en Marinaleda, que allí siempre piensan en nosotros y nosotros en ellos y ellas. ¡Aaahhh! ¡Y en noviembre cruzaremos el charco y estaremos de gira por México!

-¿Cuándo salió el último disco de Potato y cuándo saldrá el próximo?

El último fue el 'Todo el rato', sacado con Maldito Records en diciembre de 2014. Estamos con el nuevo disco. No tenemos nada de prisa y calculamos que el próximo saldrá a la luz a final de año. Pero podemos adelantaros que tendrá los tintes que más nos gustan: reggae roots, ska chutonero en sus distintas vertientes, y letras actuales y con picante al más puro estilo potatero clásico.

Temas

Bilbao