Juanjo Navas, el cantaor de Otxarkoaga: «En Bilbao se aprecia mucho el flamenco»

Juanjo Navas. /
Juanjo Navas.

El artista recrea a Enrique Morente este sábado en el Euskalduna

JOSU OLARTE

El ciclo Izar & Star en el que músicos locales reinterpretan a sus artistas o estilos favoritos enfoca este sábado al flamenco homenajeando al venerado Enrique Morente (Granada 1942-2010) en la voz de Juanjo Navas, cantaor de Otxarkoaga. Es conocido por ser el primero en cantar saetas en euskera y por haber interpretado el arte jondo en clave vasca en el disco libro 'Reflejos de Andalucía'.

Tangos y malagueñas de esa obra gestada a partir de versos de Beñat Arginzoniz abrirán el recital que Navas ofrece esta noche en el Euskalduna (20 h 15/18 €) recreando al Morente más flamenco y al más revolucionario, que ejemplificó su crucial álbum 'Omega' (96), cuya renovadora síntesis de electricidad y hondura emulará interpretando 'Manhattan', 'Vuelta de Paseo' y su tema homónimo junto a la banda bilbaína de rock Sonic Trash. Este último se sumará a su cuadro habitual integrado por los guitarristas Marco Borge y Curro Bermejo; Kike Mora (bajo); Darío Campos (percusión); Alejandra Ladrón de Guevara y Marta Pampa (palmas).

«Cuando lo escuché creo que no estaba preparado para algo así. Pensé que a Morente y a Lagartija Nick se les había ido la pinza al unir rock y flamenco adaptando a Lorca y Cohen. Más tarde lo entendí, suele pasar eso con discos arriesgados adelantados a su tiempo como 'Omega' o 'La leyenda del tiempo' de Camarón'», apunta el cantaor de origen andaluz (padre sevillano y madre cordobesa), quien sitúa a Morente en su panteón de referentes, pese a haberle descubierto tardíamente. «En mi familia siempre se ha cantado y escuchado flamenco clásico: Fostorito, Caracol, Chocolate, Valderrama, Marchena, Camarón. A Morente no se le apreciaba mucho. Mi tío que era cantaor ni lo consideraba flamenco pero le escuche cantando 'Aunque es de noche' en un concierto de Granada y vi que me pellizcaba más que otros. Mis amigos escuchaban a los Doors, la Velvet y demás así, pero yo ya estaba enganchado al flamenco y empecé a comprar su discos. Adaptar ahora a alguien que ha hecho evolucionar este arte es una responsabilidad, pero creo que estaremos a la altura. Nos hemos conjuntado bien».

Más cómodo en los cantes libres que en los de compás (alegrías, tangos, fandangos), Navas considera un refrendo para el flamenco con label vasco actuar en un auditorio como el Euskalduna. «En Bilbao se aprecia el flamenco y cada vez hay más afición, la prueba es que hemos conseguido que se venga a ver a los de aquí, así es como se puede hacer cantera. Creo que por estar fuera de los canales de aprendizaje directo podemos aportar algo con sello propio porque, al final, el flamenco son vivencias», argumenta Navas, que repetirá su homenaje al cantaor de Sacromonte en jueves en San Sebastián (Dabadabada).