Javier Gurruchaga, showman hasta el final