El Grupo Mondragón pone música a 75 años de historia

Portada del libro conmemorativo que se presentará en la inminente Azoka de Durango,/
Portada del libro conmemorativo que se presentará en la inminente Azoka de Durango,

El compositor Fernando Velázquez firma la banda sonora de la experiencia cooperativa del consorcio en un proyecto multimedia al que se han sumado escritores y bertsolaris

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

«Hanka bat lurrean, beste bat airean». Un pie en la tierra, otro en el aire. El estribillo de la canción compuesta por Jon Sarasua alude a la realidad y la utopía, un 'leit motiv' muy apropiado para un proyecto empresarial y social sin parangón en Europa, que estos días cumple 75 años. La Corporación Mondragón, que engloba a 266 entidades y da empleo a más de 80.000 personas, ha querido celebrar su cumpleaños dándose un festín de cultura. «Queremos comunicar nuestros valores de un modo distinto, con diferentes artistas interpretando la experiencia del Grupo», expresa Iñigo Ucin, presidente del consejo general.

Fernando Velázquez, ganador del Goya por la música de 'Un monstruo viene a verme', ha compuesto «la banda sonora de la experiencia cooperativa de Mondragón».Ocho piezas de casi una hora escritas a partir de los textos de Sarasua e interpretadas por la Orquesta Sinfónica de Euskadi, que se pueden escuchar en la web humanityatmusic.com, donde es posible asimismo descargarse las partituras.

Junto al compositor getxotarra encontramos las aportaciones literarias de cinco escritoras –Katixa Agirre, Leire Bilbao, Irati Jiménez, Pilar Kaltzada y Gloria Totoricagüena–, los versos de algunos de los mejores bertsolaris –Amets Arzallus, Maddalen Arzallus, Andoni Egaña, Onintza Enbeita,Xabi Igoa, Ohiana Iguaran, Julio Soto y Jone Uria– y las ilustraciones de Maite Mutuberria. Todos ellos interpretan a su manera la aventura que el padre José María Arizmendiarrieta emprendió desde la parroquia de San Juan y que fructificó en empresas como Fagor, Eroski y Laboral Kutxa.

'Humanity at Music' es también el título del libro que se presentará en la inminente Feria del Libro y Disco Vasco, la Azoka de Durango, que arranca el próximo miércoles. De cada ejemplar vendido, un euro se destinará a la Fundación Mundukide para que pueda seguir desarrollando sus proyectos de cooperación. «Mondragón es un gran presente y un gran ausente, porque a veces lo más difícil es vernos a nosotros mismos», reflexiona Irati Jiménez. «Se parece más a un país que a una empresa, y ahí tiene mucho que ver la fibra humana que lo ha mantenido unido durante tantas décadas».

Directivos del Grupo Mondragón y participantes en el proyecto posan ante la sede corporativa en Arrasate.
Directivos del Grupo Mondragón y participantes en el proyecto posan ante la sede corporativa en Arrasate. / O. Belategui

Editado en euskera, castellano e inglés, el volumen recoge todas las colaboraciones artísticas sin esquivar las contradicciones y fracasos del grupo. «No es una apología, es un canto», precisa Jon Sarasua a la hora de hablar del fenómeno cooperativista, que en los últimos tiempos ha vivido la crisis más grave de su historia tras la quiebra de la división de electrodomésticos de Fagor. «Tenemos muchos negocios, pero nos hacen falta cosas que unan el alma», reconoce Javier Goienetxea, presidente del consejo de Mondragón.

La banda sonora del cooperativismo vasco se escuchará a lo grande el 14 de septiembre de 2019, cuando las 15.000 butacas del Buesa Arena vitoriano se llenen para asistir a un concierto que no se agotará en la música de Fernando Velázquez. Jon Maya y su compañía Kukai Dantza, Premio Nacional de Danza, también se han sumado a esta «película de aventuras empresariales y humanas, que merece ser contada y además cantada». Muchos cooperativistas ya han puesto sus voces en los coros y los presidentes de algunas de las cooperativas veían hoy emocionados por primera vez las imágenes.

«Me ha encantado contar una historia tan hermosa por sí misma, no es ningún panegírico», afirma Velázquez, que ha recorrido empresas del grupo para empaparse «de una energía muy bonita». «Todos hemos sufrido la tensión entre el dueño de la empresa y el trabajador, uno piensa que los otros son vagos y estos que les explotan. En el cooperativismo surge el reto de ser responsable y tomar las decisiones entre todos. Me parece deportivo y cristiano, para los que somos creyentes tiene hasta una parte de evangelio».

Fernando Velázquez ha compuesto la música de 'Superlópez', actual número uno de taquilla, y este fin de semana estrena 'Durante la tormenta'. Después le esperan '70 binladens', 'El hijo del acordeonista', una serie para Netflix... «También hago mucha música de concierto por la que soy menos conocido. Y me suelen decir que es muy cinematográfica...», ironiza. Su banda sonora para la experiencia cooperativa de Mondragón, que incluye elementos de folclore vasco, ¿a qué tipo de película correspondería? «Sería algo entre el drama y la comedia familiar, protagonizada por gente corriente y trabajadora. Hacer la versión épica resultaría ridículo, esto es una cosa de día a día».