Diez himnos del Azkena

Turbonegro./
Turbonegro.

Es el momento de calentar motores con diez canciones que (seguramente) sonarán en el festival vitoriano: hay desde extraterrestres estrellados hasta madres con rodillo

Carlos Benito
CARLOS BENITO

El Azkena tiene una ventaja frente a otros festivales: su personalidad está muy bien definida, de manera que uno podría ir dando tumbos de escenario en escenario, sin otro motor que el azar, y no se toparía con ningún artista que rompiese el flujo natural de la música. Si uno sintoniza con el espíritu del festival vitoriano, que arranca este viernes, sabe que el programa está libre de sobresaltos, porque el Azkena es un evento rockista y clasicote, inmune a tendencias de última hora y a veleidades de modernidad. Pero, ojo, eso no quiere decir que a todos los asistentes del Azkena (que en este caso, dada la lealtad de la mayoría, bien podrían llamarse fans) les guste lo mismo. Como ocurre en todos los festivales, la pretensión de sintetizar el cartel en diez canciones de otros tantos artistas puede dar lugar a discusiones eternas y críticas feroces, así que nos curaremos en salud: esto de abajo es una selección personal y alfabética, un extracto de ARF tan válido como cualquier otro, elaborado con la intención de atender a los nombres de tipografía grandota pero también a alguno de los pequeñitos.

The 5, 6, 7, 8's - 'Woo Hoo'

La historia de las 5, 6, 7, 8's se ha contado miles de veces como ejemplo de los inesperados senderos que conducen a la fama. ¿La repetimos otra vez? Quentin Tarantino estaba en una tienda de ropa de Tokio, horas antes de marcharse de Japón, cuando le atrapó la música que sonaba por la megafonía del comercio. No querían venderle el disco, pero Quentin tiene pinta de ser un tipo insistente y lo consiguió: The 5, 6, 7, 8's no solo acabaron en la banda sonora de 'Kill Bill', sino que aparecieron en la película interpretando de manera inolvidable el tema 'Woo Hoo', una versión de los cincuenteros Rock-a-Teens. Resulta casi obligado elegir ese tema, aunque en realidad su discografía es un festín de canciones de este tipo, adictivos caramelos de surf, garaje y rockabilly capaces de animar cualquier guateque o matanza con katanas.

Beasts Of Bourbon - 'Hard For You'

Las últimas noticias de los Beasts Of Bourbon no pueden ser más tristes. En abril murió el exbajista Brian Hooper, de cáncer de pulmón, y hace un par de semanas el guitarrista Spencer P. Jones anunció que no podrá estar en Vitoria, porque le han diagnosticado un cáncer de hígado inoperable (en su lugar vendrá otro de los músicos que han pasado por la formación, Charlie Owen). De algún modo, al grupo australiano le cuadra esta sobrecarga de tragedia, porque siempre fueron excesivos en la vida y en la estética, un supergrupo australiano que parecía concentrar las oscuridades de varias bandas en su rock viciado, obsesivo y herrumbroso. Este pantanoso 'Hard For You', tremenda canción de odio, pertenece a su segundo álbum, de 1988.

Dead Cross - 'Seizure And Desist'

Aquí tendremos que usar de nuevo la antipática palabra 'supergrupo', porque Dead Cross reúne al vocalista Mike Patton (el de Faith No More, entre varios millones de proyectos) y el batería Dave Lombardo (miembro fundador de Slayer, también de currículum inabarcable) con dos miembros de Retox, para hacer lo que el propio Patton describe como música «muy directa y visceral», sin la apertura de miras a veces extravagante que caracteriza otras de sus iniciativas. En cierto modo, lo de Dead Cross es un homenaje al hardcore americano de los 80, pero interpretado por dos monstruos como Lombardo (un hombre que puede hacer cualquier cosa con una batería, hasta obras de Vivaldi) y Patton (un hombre que, en fin, puede hacer cualquier cosa con la voz, incluidos atroces versos en castellano). 'Seizure and Desist' es el tema que abre su último álbum y también suele servir como arranque de sus conciertos: esperemos que el riguroso horario festivalero les permita incluir la versión de Dead Kennedys y los amagos de Slayer y Faith No More que les gusta colar al final.

Girlschool - 'Yeah Right'

La cancelación de Urge Overkill ha introducido en el cartel a Girlschool, banda femenina de largo recorrido de la que suele recordarse su amistad y colegueo con Motörhead. ¡Incluso llegaron a grabar un EP todos revueltos bajo el nombre de Headgirl! Lemmy no se hacía amigo de cualquiera: su admiración por Girlschool se debía a su probada solidez como banda de rock acorazado, con un repertorio repleto de canciones adictivas desde el primer riff hasta el estribillo. 'Yeah Right' es un excelente ejemplo y, además, este vídeo añejo brinda la posibilidad de contemplar a Phil Taylor, el emblemático batería de Motörhead, interpretando a una madre mandona con rodillo. A cuarenta años de su fundación, tres de las cuatro componentes de Girlschool son las originales: la ausencia inevitable es la de la guitarrista Kelly Johnson, fallecida en 2007.

Joan Jett & The Blackhearts - 'Bad Reputation'

Joan Jett no solo es un trozo importante de la historia del rock: ocurre que, tirando de ella, uno acaba haciéndose casi con la historia entera, porque a lo largo de su carrera ha coincidido y colaborado con gente tan diversa como The Who, Bruce Springsteen, Alice Cooper, Ramones, Sex Pistols, Nirvana o Bikini Kill, por citar unos cuantos a bote pronto. Sus conciertos sobrepasan las fronteras tribales y se convierten en un rollo ecuménico que hermana glam, punk ramoniano y hard rock. Por supuesto, en Mendizabala no pueden faltar el gran clásico de su banda The Runaways ('Cherry Bomb') ni la versión del 'I Love Rock And Roll' de los Arrows, pero ahora vamos a escuchar una interpretación arrolladora del tema que daba título a su primer álbum en solitario, de 1980, un disco que fue rechazado por una cantidad inconcebible de discográficas.

Man Or Astro-man? - 'Evil Plans Of Planet Spectra'

Los detalles no están claros, porque unos dicen que la nave de Man Or Astro-man? aterrizó en Alabama allá por 1990 y otros sostienen que más bien se estrelló, pero el caso es que esta pandilla de extraterrestres concibió un truco ingenioso para camuflarse entre los humanos: se convirtieron en un grupo de rock and roll. Así recorren el mundo sin llamar demasiado la atención (o llamándola, pero en el buen sentido) y pueden profundizar en sus misteriosas investigaciones sobre nuestra sociedad. Podrían haber interpretado cualquier estilo, porque para eso son criaturas superiores, pero les dio por hacer temas de surf mayormente instrumentales e inspirados en la ciencia ficción de serie B. Como se teletransportan, llegarán frescos a Vitoria, así que se puede esperar una intensidad como la de este vídeo.

MC50 - 'Kick Out The Jams'

El álbum 'Kick Out The Jams', de MC5, tiene algo de artefacto incendiario: es un disco grabado en directo, saturado de electricidad y rabia, que llama a la revolución social a la vez que pulveriza los cánones establecidos del rock. Aquella andanada tan incomprendida en su momento está a punto de cumplir 50 años, así que el guitarrista Wayne Kramer ha decidido celebrarlo con el proyecto MC50, en el que aparece como único representante de la banda original: en realidad, tres de los cinco están ya difuntos, así que tampoco se le puede acusar de aprovecharse en exceso. Completan la formación de aniversario el batería Brendan Canty (Fugazi), el guitarrista Kim Thayil (Soundgarden), el bajista Dug Pinnick (King's X) y el vocalista Marcus Durant (Zen Guerrilla), un tipo que siempre pareció hecho para ejercer de 'frontman' de MC5. Juntos repasan íntegramente aquel disco que prefiguró el punk y el metal en forma de rock and roll «auténtico, crudo y sudoroso», según describe Kramer. Hay que decirlo... Kick out the jams, motherfuckers!!!

Van Morrison - 'Into The Mystic'

¿MC5 les parecen veteranos? Cómo calificaremos entonces a Van Morrison: cuando los de Detroit publicaron 'Kick Out The Jams', el norirlandés ya llevaba una década de carrera y había editado su clásico 'Brown Eyed Girl'. El León de Belfast es una fuerza de la naturaleza capaz de cualquier cosa excepto sonreír, aunque él siempre insiste en que lo hace de cuando en cuando: puede tomar cualquier 'standard' y vanmorrisonizarlo sin aparente esfuerzo, o componer en todos los palos clásicos de la música popular (blues, jazz, folk, soul...) y conseguir algo irrevocablemente personal y extrañamente trascendente. Aunque Van anda ya por los 72, mantiene una hiperactividad que le ha llevado a lanzar tres álbumes en menos de un año. De todas formas, aquí vamos a retroceder hasta una de sus obras cruciales: 'Moondance', su disco de 1970, y este 'Into The Mystic' que cerraba la primera cara.

Hugo Race & Michelangelo Russo - 'Love Blues'

El más conocido de estos dos australianos es Hugo Race, que formó parte de la primera formación de los Bad Seeds de Nick Cave, ha vivido muchos años en Europa y cuenta con una apasionante carrera en distintas bandas y en solitario. A lo largo de ese itinerario ha dejado bien clara su obsesión por el blues, planteado como una exploración de las profundidades del alma y un exorcismo de demonios personales y sociales, y ese punto de vista reina en su último proyecto: junto a su viejo amigo el pintor y músico Michelangelo Russo, ha grabado ocho versiones de John Lee Hooker que traen al viejo bluesman hasta un presente inquietante y electrónico sin perder su pulso ancestral.

Turbonegro - 'All My Friends Are Dead'

El Azkena no sería el Azkena sin su dosis de macarrismo escandinavo, que este año corre a cargo de las bandas noruegas Gluecifer y Turbonegro. Ya hace casi treinta años que Turboneger (así se llaman en su país) dieron con su fórmula maestra de punk, hard rock y glam aliñada con humor, incorrección política y estética carnavalesca, una reivindicación vitalista y vitaminada de sonidos setenteros que ellos mismos bautizaron como 'deathpunk'. Que vuelen las gorras de marinero con este arrollador 'Todos mis amigos están muertos' (¿habíamos dicho 'vitalista'?), encuadrado en lo que podríamos llamar su segunda etapa: después de su paréntesis de cambio de siglo pero todavía con su vocalista clásico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos