«No buscamos sonar a otra época», afirman Ghost Number & His Tipsy Gypsies

Íñigo Manterola (batería, percusión), Lidia Insausti y Karmen Salazar (coristas), Nacho Fombuena (contrabajo), David Pisabarro (banjo y voz), Ander Solabarrieta (guitarra), Jon Ander Burgos (trompeta) y Arantza Molina (violín)/Mariamne Photography
Íñigo Manterola (batería, percusión), Lidia Insausti y Karmen Salazar (coristas), Nacho Fombuena (contrabajo), David Pisabarro (banjo y voz), Ander Solabarrieta (guitarra), Jon Ander Burgos (trompeta) y Arantza Molina (violín) / Mariamne Photography

El ochote donostiarra de ragtime, country y swing añejos actuará este finde en Ermua y el Getxo Folk

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Estos ocho donostiarras facturan una suerte de ragtime fantasmagórico, una especie de banda sonora apta para vendedores ambulantes de crecepelos y zarzaparrilla. Esta tarde, gracias a haber ganado en Ermua el premio Folkez Blai de 2017, actuarán en la última jornada del 34º Festival Internacional de Folk de Getxo (Carpa de la Plaza de la Estación de Las Arenas, 18.30 h).

Ghost Number & His Tipsy Gypsies utilizan cada vez menos la segunda parte de su apelativo (la de Los Gitanos Achispados, y es que la gente se lía con una apelativo tan largo) y andan dando los últimos coletazos de la gira de su debut fonográfico, 'From Dawn To Dust' (escúchenlo en Bandcamp y quizá se hagan clientes suyos). Parece un tanto vintage, lineal y narrativo (esa es la intención subyacente del repertorio) y nos remite a Wovenhand, a los bilbaínos Doctor Maha, a Squirrel Nut Zippers, a cualquier grupo electroswing sin electricidad, a los vitorianos Moonshine Wagon, a Tav Falco (que por cierto actúa en el Azkena el sábado 22), a Tom Waits y a su epígono bilbaíno James Room...

Con motivo de estos dos conciertos interrogamos a David, vocalista y banjista, que nos atiende desde su local de ensayo. El empezó esta aventura en 2009, alistó músicos para la causa en 2014, debutó a final de ese año y en primavera del 2017 sacó un disco con el mentado 'From Dawn To Dust'.

- El nombre del grupo. ¿Por qué lo habéis elegido y qué significa? Nunca lo escribo correctamente…

- Ja, ja, ja… Es un juego de palabras que alude a los personajes de una historia en la que están basadas todas las canciones.

- ¿Y cómo se podría traducir?

- En realidad, la traducción no tendría mucho sentido. La gracia radica en que el nombre se irá explicando por sí mismo a medida que sigamos publicando temas. Así que si lo explico a los lectores sería un poco 'spoiler'.

- ¿Hacéis rock, jazz o folk? ¿Sois rockers, folksters o jazzers?

- Me temo que todas esas etiquetas y ninguna.

- ¿A vosotros de dónde os sale la vena retro, tan recreativa? ¿No os inspira la realidad circundante?

- Puede que tengamos mucha influencia retro, pero no buscamos en absoluto la recreación. Es decir, no buscamos sonar a algo concreto de otra época. Buscamos sonar a nosotros mismos y nosotros mismos vivimos hoy y aquí y, sobre todo ahora. La realidad que tenemos cerca nos inspira y mucho. De hecho, las canciones que hacemos suelen ser una mezcla entre música actual e influencias de muchas cosas, algunas modernas, algunas en absoluto y muchas otras ni siquiera son música. Supongo que en nuestro caso la gran diferencia es que usamos otro tipo de instrumentos.

- Ya, banjo, violín, trompeta… ¿Cuáles son vuestros grupos favoritos?

- Esto podría dar para un buen rato… Resumiendo mucho, podríamos decir que entre las influencias de bandas actuales estarían CW Stoneking, JD Wilkes, Pokey Lafarge, Tom Waits, Two Man Gentleman Band… En cuanto a bandas o artistas de la época de maricastaña entraría casi todo el calypso previo a los 1950s (Atilla, Wilmoth Houdini, The Tiger, The Lion, Lord Caresser…), el swing de Tiny Parham, Henry 'Red' Allen, Bubber Miley, el son cubano con Sexteto Habanero, Sexteto Boloña, Sexteto Nacional, etc., o el western swing de Spade Cooley, Bob Wills, Milton Brown… No sé. Y esto sólo por mencionar música que está ligada más o menos a lo que hacemos. La lista podría ser interminable.

- ¿Por qué cantáis en inglés? Es la única pega seria que se me ocurre.

- Pues es una pena que lo veas como una pega. La verdad es que desde que tengo uso de razón, casi toda la música, pelis, series que he visto y escuchado han sido casi siempre en ese idioma. O sea que es algo natural para nosotros hacerlo así.

- Ya, lo parece al leer las letras que reproducís en Bandcamp. Eso, ¿a qué le cantáis?

- Todas las canciones se basan en una historia que nos inventamos hace tiempo para precisamente eso: basar todas las letras y las publicaciones del grupo en ella. Aunque, al final, se trata acerca de cosas muy normales, a veces entre líneas y otras de forma más clara.

- Comenta el disco. ¿Hay versiones, algo habitual en grupos retros?

- Son 12 canciones originales que compuse, grabé y produje yo mismo. Hay composiciones más swingeras, alguna más country, algún tema entre el calypso y el son… El disco lo mezclamos Mikel Ezeiza y yo en los Estudios Mecca, en Oiartzun. La grabación nos llevó bastante tiempo. Para que te hagas una idea, todo lo que se oye en el disco, salvo la voz a veces y algún elemento suelto, está tal cual entró por el micrófono, sin filtros ni ecualizaciones ni nada. A esto hay que sumarle que lo grabamos entre dos colchones en el almacén de un bar, así que te puedes imaginar. Fue un proceso bastante arduo pero interesante.

Ghost Number en el Rustyc Fest getxotarra de 2017.
Ghost Number en el Rustyc Fest getxotarra de 2017. / Oscar Cubillo

- ¿Cómo será el concierto de Getxo?

- Tenemos muchas ganas de volver a Getxo, donde el verano pasado tuvimos un concierto muy especial en el Rustyc Fest. Haremos todo lo posible por poner a bailar y a cantar a todos y todas. Quizás incluso suene alguna canción del próximo disco. Quién sabe.

- Os acercáis al fin de gira de vuestro primer disco, 'From Dawn To Dust'. ¿Cuántos bolos habéis dado en ella y en qué tipo de garitos?

- Pues han sido unos cuarenta conciertos alrededor de toda la península. Ha habido de todo, desde conciertos en festivales para miles de personas hasta bolos en los que tocamos apretujadillos en el escenario.

- ¿Qué es lo peor que habéis vivido en esta larga gira?

- Creo que lo más duro nos sucedió justo antes de empezar la gira, con el cambio de componentes. Cuando se publicó el disco nos habíamos quedado solo dos: Jon Ander (trompeta) y yo (banjo y voz). No sabíamos cómo íbamos a dar los conciertos que ya teníamos cerrados. La única certeza es que los íbamos a cumplir y que los íbamos a hacer lo mejor posible. En un mes buscamos a todos los músicos, lo que se dice rápido, pero en una ciudad tan pequeñita como Donosti no es tarea nada fácil, y en dos meses ya estábamos viajando a Barcelona para tocar el primer concierto. Para que te hagas una idea, Ander, el guitarrista, entró dos o tres semanas antes de empezar la gira. Todavía no entiendo cómo se aprendió todo tan rápido y tan bien, ja, ja, ja… ¡Un grande! Esos fueron unos meses durillos.

- ¿Cómo de un sexteto se largan cuatro y se quedan solo dos miembros?

- Por diferentes formas de ver las cosas. Cada uno salió por motivos personales y particulares, aunque quizás se podría resumir en que, al final, estar en un grupo requiere mucho trabajo y sacrificios. Más, incluso, de lo que la gente normalmente podría pensar. Es lógico que no todo el mundo quiera o pueda. Al ir acercándose la publicación del disco se iba viendo cómo el grupo iba a requerir de aún más mimo, tiempo y esfuerzo. Como te decía, el disco sirvió de punto de inflexión para todos.

- ¿Y lo mejor que os ha pasado?

- Diría que es prácticamente imposible elegir una sola cosa, pero creo que me voy a tomar la licencia de escoger dos que engloban un poco todo. La primera, sin duda, poder salir a tocar a tantos sitios espectaculares y conocer a tantísima gente maravillosa. Y la segunda, el habernos hecho piña entre los músicos. Salimos a la carretera prácticamente sin conocernos y nos hemos convertido en una pequeña familia.

- ¿Cuántas veces no os han pagado lo prometido?

- No sé si es porque hemos tenido mucha suerte y hemos coincidido con gente realmente maja y honrada, o si es por alguna otra razón, pero todavía no nos ha sucedido algo así. Toquemos madera para que sigamos así.

Temas

Getxo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos