La buena vibración de US Rails

US Rails tenían micrófonos para sus cinco miembros./WOP
US Rails tenían micrófonos para sus cinco miembros. / WOP

El grupo de Filadelfia protagonizó en el Museo Marítimo una matinal del WOP impregnada de positivismo americano con cinco voces cuidadas y varias guitarras incisivas

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Unas 150 personas disfrutaron la mañana del domingo en el auditorio del Museo Marítimo del concierto redondo de US Rails, banda surgida en Filadelfia hace una década cuyo bautismo puede traducirse por Ferrocarriles Americanos. Fue una memorable sesión matinal de la Fundación WOP, 76 minutos para 16 canciones en constante persecución de la perfección: sonido cromado que supera de largo a sus grabaciones (¡y a los youtubes en vivo!), guitarras variadas a veces desarrolladas vía el rock sureño (tocaron una de caja de puros Davidoff), y un cuidado vocal que engarza con Poco, Eagles, Crosby, Stills & Nash, todo sin parecer copia.

US Rails, en quinteto con nuevo bajista (¡los cinco cantan y disponían de un micrófono para cada uno!), ordenaron el repertorio de manera ascendente y expansiva, hasta poner contentas y dejar satisfechas a esas 150 personas que, aunque libaron sus cervecitas, no ensuciaron el suelo del auditorio, que quedó limpio como un patena.

Tan limpio fue su sonido como elegante su estética madrugadora: el nuevo bajista Cliff Hillis con americana, el baterista Matt Muir con corbata, gorra de camionero y chupa chula, el cantante y guitarrista y teclista Ben Arnold con largo pañuelo cayéndole del cuello, el también cantante y guitarrista y teclista Scott Bricklin con chaleco, y el guitarrista y cantante Tom Gillan (que se parece al donostiarra Xabi Señor No) también aparente con una sencilla camiseta roquera de su propio grupo y una chupa.

El guitarrista y cantante Tom Gillan.
El guitarrista y cantante Tom Gillan. / RAFABILLY

Los cinco cantan, ya se ha dicho, y resultaron también elegantes sus versiones, de las que reconocimos ‘Second Hand News’ de Fleetwood Mac (les salió neohippie como los Lumineers en buenos y un poco en plan The Band), ‘Poor Poor Pitiful Me’ de Warren Zevon (superando a los Jayhawks) y ‘Running On Empty de Jackson Brown (abriendo el bis, cuando uno de ellos informó que tienen un disco nuevo con versiones de canciones «que amamos», el titulado ‘We have all been here before’).

Surgidos en Filadelfia hace una década y americanos hasta la médula, US Rails supieron recrear el tumbao de Dan Baird (‘Heaven Right Now’), se pusieron tan rocosos como melosos en la onda del rasgado John Cougar Mellencamp (‘You Are My Home’, la de eres corazón, mi alma, mi amor, mi vida, mi roca…), asimilaron a los Eagles (el country rock ‘Colorado’ y más), fueron tan dulces como puede serlo Danny & The Champions Of The World (‘Drag Me Down’), el colíder Ben Arnold fue sincero al contarnos que una canción la compuso hace diez años, para su primer disco, intentando imitar a Jerry Garcia (‘Rainwater’), y en su epílogo ascendente y contagioso fueron sentimentales, optimistas y expansivos (‘Follow The Lights’; «qué bonito, parece que estamos oyendo a Crosby, Stills & Nash», manifestó el maravillado Cape) y cantaron «todavía creo en el amor y en la esperanza» con más credibilidad que los Jayhwaks (‘I’ve Got Dreams’, con su evolución sudista), se rebozaron más en los Eagles (‘Everywhere I Go’) e insistieron en el positivismo cual John Cougar juvenil (‘Declaration’, con su proclama «todavía creo en el amor», y es que believe / creer es un verbo que usan con profusión).

Por la tarde tocaron en León y daban ganas de viajar hasta ahí, a pesar del frío, para revivir la buena vibración.

El colíder Ben Arnold alternó guitarras y teclados.
El colíder Ben Arnold alternó guitarras y teclados. / RAFABILLY

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos