La bola psicodélica de Steve Gunn

Steve Gunn miraba atento a la gente./Carlos Gª Azpiazu
Steve Gunn miraba atento a la gente. / Carlos Gª Azpiazu

El curso de conciertos se abrió el lunes en un Kafe Antzokia que gozó de un aforo nutrido, expectante, anonadado y trufado de músicos

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

El arranque oficial del curso de conciertos 2019-2020 se vivió el lunes en el Antxiki, la sala superior del Kafe Antzokia, que obtuvo una buena entrada centenaria para catar al guitarrista yanqui Steve Gunn. El siempre puntual Azpiazu vio cómo entraban al local músicos como el guitarrista Joseba Irazoki, venido desde Bera de Bidasoa, o la excantante de Las Culebras, otra navarra. Y ya dentro saludamos al inquilino comunista Álvaro Real de Asua, ahora en Trampas, y al Runaway Lover Juanjo Ibarra, y vimos al barbado bajista de Atom Rhumba Jaime Nieto. Y Jerry Corral nos contó que también estuvo la donostiarra internacional Elena Setién.

O sea que había interés por ver al yanqui Steve Gunn, ex Kurt Vile & The Violators, quien vino en cuarteto y con clase y personalidad alternó el folk lisérgico de finales de los 60 (cuando se colgaba la acústica) con el rock velvetiano resucitado en los 90 (esto con la eléctrica). Tras el interesante teloneo en solitario del cantautor Valley Maker, trágico, sostenido y un poco Violent Femmes, en cuarteto con dos guitarristas (las cuatro eléctricas eran de la marca Fender: Stratocaster, Telecaster, Jaguar y Jazzmaster; ¿le patrocinarán?), Steve Gunn elaboró una bola de psicodelia absorbente de 9 piezas durante 78 minutos intensos y convincentes que resultaron un tanto homogéneos por el grave y contemplativo tono de voz del nativo de Filadelfia y hoy vecino de Brooklyn. Muchas piezas están en su último álbum, 'The unseen it between' (Matador, 18), inspirado por la muerte de su padre y que pueden oír en Bandcamp.

El concierto siempre cursó por las alturas y abrió con un viaje que transitó desde el blues de Canned Heat a la voz gutural de los Doors y aspiró, alcanzándolo, el groove british en la onda The Chameleons, por ejemplo. La ovación del respetable anonadado dio paso a más folk: el dylanita con armónica 'New moon' y la versión del inglés Michael Chapman -«uno de mis héroes» según presentó el yanqui- 'Among the trees', amalgamando el folk de Pentangle, la batería del jazz, arpegios con reflejos lisérgicos de los Beachwood Sparks y la palabra 'trees' (árboles) en la letra, un motivo vegetal que se repite en su imaginería particular.

En la segunda parte, con la guitarra eléctrica.
En la segunda parte, con la guitarra eléctrica. / Carlos Gª Azpiazu

Mucho mejor en vivo que en disco, como debe ser, Steve Gunn se pasó a la eléctrica y el sonido se endureció, lo cual no quiere decir que mejorara. A muchos nos gustó más él con la acústica y su escudero a la eléctrica. Sin dejar de observar atentamente lo que sucedía alrededor (miraba inquisidor a Azpiazu cuando le enfocaba con el objetivo de su cámara) y con una elegancia ambiental que compartiría el Ruper Ordorika menos frágil, Gunn y sus tres pistoleros procedieron a amasar indie rock bien trabado, con ecos del Dream Syndicate, los Strokes y los Luna atemporales, cincelando las guitarras descaradamente en la senda de Television ('Lightning field'), permitiéndose una licencia ruidista en la que el líder abandonó la tarima, generando la electricidad estática de John Fahey ('New familiar', con el bajo Fender Master muy Velvet Underground de su hermano, llamado Jack o algo así), imitando la atmósfera de los Cowboy Junkies en los templos, y despidiéndose él a solas y de nuevo colgando la acústica y tocando para el público respetuosamente silente 'Morning is mended', una pieza con pasajes instrumentales de country cósmico y parte cantada muy Devendra Banhart.

Muy buen bolo el de Gunn. Recordemos que en los próximos semanas y meses el Antzoki albergará conciertos de Santi Campos, el tributo a U2 Achtung Babies, The Wedding Present, The Fuzztones, Burning, Sebadoh, Diamond Dogs, The Pink Tones, el ex Dire Straits John Illsley, Nil Moliner, The Dream Syndicate, Dan Baird, Royal Republic, Godspeed You! Black Emperor, Giant Sand, Los Punsetes, La Fuga, Carlos Tarque o, ya en enero, El Drogas.