Una banda, un coro y rock and roll

El coro Earth Song Project, durante su útlima actuación. /Facebook
El coro Earth Song Project, durante su útlima actuación. / Facebook

Earth Song Project presenta temas de Pink Floyd, Queen y Led Zeppelin, entre otros, con un grupo de músicos y 44 voces de mujeres y niños

Olatz Hernández
OLATZ HERNÁNDEZ

Pocos se atreven a versionar un clásico, menos en el mundo del rock, donde los temas alcanzan una reverencia que roza lo 'intocable'. En Earth Songs Project se atreven con todo y lo hacen además en un formato rompedor. Temas de Pink Floyd, Queen, Led Zeppelin… interpretados por más de 50 artistas. «Somos una banda con seis músicos y dos coros de mujeres y niños», explica Rafa Zuloaga, impulsor del proyecto.

La idea surgió durante una performance en el Museo Guggenheim: «Allí estaba Laura Villacorta, templando las voces de un coro de niños que iba a cantar sobre una música pregrabada». ¿Por qué no hacer lo mismo con himnos del rock y música en directo? Fue lo que pensó Rafa Zuloaga y así nació Earth Song Project.

El grupo cuenta con una cantante, guitarra acústica y eléctrica, teclado, bajo y batería. «También con cuarenta y cuatro coristas entre mujeres y niños», que van desde los diez a los setenta años. Algunos forman parte de los coros Eskuz esku Abesbatza y Lilura Abesbatza, de Getxo, «otros simplemente cantan bien y quisieron participar», añade Zuloaga.

Todos unen sus voces en el escenario para interpretar 15 temas icónicos. «Desde ACDC, The Who... todas son canciones muy seleccionadas, de manera que son conocidas para el público», explica Zuloaga. Y público, precisamente, no les falta. En las cuatro actuaciones que han llevado a cabo desde junio del año pasado han cosechado un lleno absoluto. «Estuvimos en el ciclo Bereziak del BBK Live y en el Kosta Fest de Sopela», a los que acudieron más de 700 personas.

Himnos con coreografía

El concierto más reciente lo tuvieron el pasado sábado en Torrezabal Kultur Etxea, en Galdakao. Con el grupo Samoah como teloneros, volvieron a llenar un auditorio que cantó enloquecido todos los temas que presentaron. «Creo que el éxito del proyecto radica en la emoción que transmitimos en el escenario y cómo lo vivimos», apunta Rafa. A lo que se suma la curiosidad que suscita escuchar himnos del rock en este formato.

Para que todo cuadre, Rafa pasa la mayor parte de la actuación de espaldas al público, dirigiendo el coro. «Son muchas cosas, ya que también hay parte de coreografía. Por suerte hemos desarrollado unos gestos para entendernos». Ahora siguen ensayando e incorporando nuevos temas a su repertorio. Aún no hay fecha para su próxima actuación, aunque habrá que estar atentos a sus redes sociales. El factor sorpresa está asegurado.

 

Fotos

Vídeos