«No es fácil sorprender, pero lo logro»

Antonio Orozco en una imagen promocional./
Antonio Orozco en una imagen promocional.

El artista catalán escenifica su espectáculo 'Único' este jueves y viernes en el Teatro Campos de Bilbao con las entradas agotadas

JOSU OLARTE

Hasta 50 sold outs consecutivos asegura el charnego Antonio Orozco (Barcelona 1972) que encadenará hasta finales de enero con la nueva temporada teatral de la gira 'Único' que da continuidad al espectáculo de producción «austera» que en 2007 ideó «por pura supervivencia» pero que acabó alargando años con un éxito abrumador. En vísperas de hacer doblete este jueves y viernes en Bilbao con el papel agotado, el Orozco desvela las claves de una función «nada corriente» que, según asegura, en su texto promocional «no es un concierto, no es una obra de teatro, no es una película, no es prosa ni tampoco es poesía». «Tengo la sensación de que es lo más importante que he hecho», dice a punto de cumplir su vigésimo aniversario de carrera embarcado en una gira con la que acumulará más de 130 fechas en España, Europa y América hasta mediados del año entrante. Pensado en los «muchos vascos mosqueados por haberse quedado sin entrada», Orozco dramatizará su pop rock romántico y con rajo andalucista el 22 de febrero en el Kursaal donostiarra.

- ¿Cómo te ha dado por recuperar la gira 'Único'?

- Hace tres años que llevo planteándome recuperar este proyecto con una segunda temporada, a la manera de las series de la tele. Es algo transgresor y distinto que me inventé en 2007, en una época muy chunga económicamente para mí. Estábamos en plena crisis y solo me llamaba el banco para pedirme cuentas. Un puto desastre. Así que, por pura supervivencia, me inventé un formato nuevo teatral para bajar costes. Pero en lo austero descubrimos que había toda una ciencia que daba a las canciones otro color. La respuesta que tuvimos fue increíble. Lo pensamos para diez funciones y terminamos haciendo, sin apenas medios, más de 600, viajando incluso a Latinoamérica y Estados Unidos. Sin apenas promoción tuvo un éxito abrumador,

- ¿Cómo es ahora el show que propones? Aseguras que no es un concierto, ni una obra de teatro, ni una película...

- No lo es y al mismo tiempo es un poco de todo eso. El espectáculo ha crecido en músicos y sorpresas que completan lo que soñé, pero sin traicionar su espíritu austero. Los 24 conciertos llenos que llevamos confirman la sensación de que es lo más importante que he hecho. El objetivo es la comunicación con la gente que se sorprende por lo que ocurre y cómo ocurre. Es un espectáculo sostenido con mucha complicidad del público que expresa una frase del libreto: Si alguna vez pensaste que las canciones hablan de ti, no lo pienses más porque hablan de ti, de las emociones y los miedos de tu vida.

- ¿Lo es también el show? ¿Cambia cuando encadenas varias funciones, como en Bilbao?

- Total. La improvisación debe formar parte del teatro y cada noche hay muchos cambios, tantos que el equipo técnico y artístico de la función está bastante irascible. No les queda más remedio que estar muy atentos a cómo van las tramoyas y demás. Un actor me dijo que el público es un monstruo de cientos de cabezas que cada noche reacciona de una forma diferente haciendo lo mismo. En nuestro caso eso se multiplica ya que no nos repetimos. Por eso les pido a los que vienen que mantengan el factor sorpresa.

- Parece una quimera con tanto móvil y red social

- Si es casi imposible. No dejo de pedir en las redes sociales y a los periodistas que no me hagan spoiler, que me guarden el secreto. Cuando ya han visto el espectáculo más de 40.000 personas, no es fácil sorprender, pero creo que lo logro, incluso a estas alturas de mi carrera.

- Antes de esta gira lanzó 'Dicen', un rumba electrolatina que ha tenido su eco viral ¿Anticipo de un disco para competir en la liga de Luis Fonsi o Juan Magán?

- No, esa canción ni suena ni sonará en un concierto mío ni tampoco cabe esperar un disco en esa línea. Surgió de un tema que hice para un artista latino muy conocido en un estudio muy bonito que tengo en el campo a las afueras de Barcelona (Estudio Creativo El Cortijo) donde hacemos de todo. Me salió esa rumba como de mis inicios cantando a Peret pero con un toque actual y el chairman mundial de Universal, Jesús López, me animó a grabarla. Y como no soy hombre de prejuicios lo hice.

- Digan lo que digan, canta en su inicio

- Por eso mismo me revienta que se pongan trabas a la música, no se es menos rockero por no meter una guitarra. Hacerla fue un motivación. Me Cruce con Karol G, que es una de las artistas de tendencia en esa línea, y estuvimos grabando en Brooklyn y Los Angeles con gente de nivel como Sebastian Krys. Ha gustado pero no cabe esperar un disco en esa línea.

- Va a tener que compaginar en enero su gira con la nueva temporada de La Voz, donde vuelve a ejercer de coach musical ¿Complicado?

- Si y va a ser duro. Ya hemos tenido un mes con largas sesiones de grabación en las que lo pasamos de puta madre. Pero será complicado meterte directamente a la furgo para irte a cantar lejos y volver a Madrid. Tendré que respetar los tiempos porque ya no tengo 30 años.

- No parece casual que todos tus compañeros en el programa: Manuel Carrasco, Pablo López, Alborán, Melendi o Malú atraviesen por el mejor momento de sus carreras ¿Tanto ayuda la tele?

- Es una plataforma increíble, si no lo fuera no lo haríamos. Un programa así te brinda una promoción alucinante. Aunque un espacio de este tipo no te selecciona si no eres ya alguien con una carrera, parte de lo bien que me va se debe a La Voz, sería un hipócrita si no lo reconociera. Pero, cuidado, que la tele también puede quemarte. Tiene su contrapartida pero como decía mi padre: Hay que estar a las verdes y a las maduras.

- Cumplirás tu vigésimo aniversario artístico en 2019 con esta gira ¿Lo celebrarás con algún disco especial?

- No lo había pensado pero es cierto que se cumplirá el 28 de noviembre que es la fecha en que salió mi primer disco. No voy a hacer ninguna reconversión en Miami como la hice en mi décimo aniversario para poder ir a América. En enero empezaré a escribir para un nuevo disco entre concierto y concierto y en junio me iré de viaje con mi hijo Jan a Los Angeles a visitar los lugares donde nació el rap.

- Así que lo que le va es el hip hop, no lo que hace su padre, como es natural

- Claro le sacas de la música de los suburbios de Los Ángeles y no le interesa nada. Toca desde que era una enano la batería y el piano. Se tira todo el día con la música. No se dónde va ni si quiero seguirle de lo rápido que va. Está colgado de Compton y el hip hop de los 80 de la costa oeste pero también le interesa el rap actual y gente del primer reggaetón de Puerto Rico como Tego Calderón. Es un niño avanzado para lo bueno y lo malo.

 

Fotos

Vídeos