Las zonas de sombra de América

Wendy Guerra, en una imagen de archivo./EFE
Wendy Guerra, en una imagen de archivo. / EFE

La escritora Wendy Guerra relata en su nueva novela la historia de un mercenario involucrado en los acontecimientos más importantes del continente

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

La última novela de Wendy Guerra (La Habana, 1970) nació de un encuentro casual: el de la escritora con un carismático personaje que durante años fue mercenario y que ahora se dedicaba al comercio internacional de arte. La historia de este hombre, al que Guerra llama Adrián Falcón, es la trama de 'El mercenario que coleccionaba obras de arte', publicada por Alfaguara.

Falcón tiene ahora más de sesenta años, fue perseguido en Estados Unidos y varios países latinoamericanos por terrorismo, estuvo involucrado en el caso 'Irán-Contra' y mantuvo vínculos con los narcotraficantes de Colombia, actuando contra la Unión Soviética, el sandinismo y Fidel Castro de la mano, finalmente, de la CIA.

«Lo conocí en una galería de arte y para un escritor, es una suerte toparse con alguien así», asegura Guerra, que cree que los archivos norteamericanos y latinoamericanos tienen en sus páginas historias similares a las de Falcón. La novela también transita por La Habana, donde fue fusilado el padre del protagonista, o Miami. «Todo el mundo en Cuba tiene a alguien cercano que vive en Miami», apunta la escritora.

Guerra, que en numerosas ocasiones se ha pronunciado contra el régimen cubano, explica que sigue residiendo en Cuba, pero que tiene problemas para publicar en su país. Eso sí, también advierte contra el extremismo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que amenaza con endurecer las sanciones contra el país. «Nadie en Cuba quiere que le endurezcan más la situación, y eso es lo que están haciendo todos los extremos», señala la escritora, que denuncia que la revolución de Castro «fue un fenómeno histórico que fracasó y sus ideas no funcionan».

Temas

Libro