Una selección de cómic e ilustración publicada en España durante 2018

Portadas de algunas de las obras recomendadas. /
Portadas de algunas de las obras recomendadas.

Repaso a algunos de los títulos que han llamado la atención durante el último año

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

El día 3 (Astiberri)

'El día 3' es una lectura imprescindible para quien quiera conocer la España contemporánea. El accidente de metro más terrible en el país, la corrupción y malas artes para taparlo y la lucha contra el poder marcan las paradas de una historia trazada con una mezcla extraordinaria de honestidad y divulgación. Cristina Durán y Miguel Àngel Giner parten del trabajo de partida de la periodista Laura Ballester Beneyto para aprovechar el lenguaje de las viñetas en una narración inolvidable.

Lo que más me gusta son los monstruos (Reservoir Books)

Hay una unimidad en torno a la obra de Emil Ferris. Si la faceta audiovisual engancha por su capacidad para aprovechar el formato elegido (simula un cuaderno de notas), el contenido suma diferentes niveles de lectura. La autora muestra cómo los monstruos no son exclusivos de la infancia, especialmente para quienes tratan de escapar de los lugares menos favorecidos. La autora del libro logra que la ficción y su particular paleta de colores se unan a una visión realista dentro de la locura.

El cisne negro (Astiberri)

Paco Roca tiene una varita mágica. El autor valenciano ha conseguido adaptar un asunto de burocracia, funcionarios y abogados en un thriller que capta la atención del lector desde el comienzo hasta el final incluso si conoce el punto de referencia real en el que se fijaron el dibujante y el diplomático Guillermo Corral van Damme (presente en ese conflicto entre el Gobierno de España y la empresa cazatesoros Odissey). Roca ofrece, además, otra nueva página de su versatilidad con varias páginas en acuarela que se unen a su personal línea clara.

En la cocina con Kafka (Ediciones Salamandra)

De un autor que es capaz de transmitir el silencio con sus dibujos y construir un mundo anormalmente desasosegante y creíble con las viñetas (Un policía en la Luna) hay que esperar momentos de genialidad. Tom Gauld cumple la promesa con 'En la cocina con Kafka', ese hermanamiento con los lectores de cualquier género y formato a través del humor y el reconocimiento de uno mismo. El ingenio del británico conjuga las palabras y los dibujos en sus tiras de manera que consigue trasladar sus reflexiones sobre la literatura con placer por su humor y capacidad de observación.

Mr. Milagro (ECC Comics)

El señor Milagro ha regresado y ha roto con todo. El mago Jack Kirby lo ideó para su Cuarto Mundo, ese particular nuevo panteón de superhéroes, y este año se ha convertido en novedad gracias al guante recogido por Tom King para extraer más oro de la veta. En contra del temido cauce habitual, el retorno ha servido una historia novedosa y atractiva al intentar buscar algo diferente en los superhéroes (como ya sugirió el éxito de crítica y público con 'La Visión' hace dos años -también con guion de Tom King-). Quienes han tomado las riendas quieren dejar un legado y marcar un antes y un después, así que no se limitan a cubrir el expediente de una clásica batalla entre el bien y el mal o entre superhéroes y supervillanos.

Monstress (Norma Editorial)

Marjorie Liu ha sido la primera mujer en ser reconocida con el premio más reconocido del mundo del cómic en Estados Unidos (el Eisner) como guionista. La mayor culpa del galardón la tiene Monstress, una simbiosis de influencias orientales y occidentales en un mundo de fantasía brillante gracias a los dibujos de Sana Takeda. Una joven que trata de controlar su naturaleza para que los demás sobrevivan mientras se desarrolla un viaje épico que con pocas entregas ya es un clásico.

El príncipe y la modista (Sapristi)

Al joven príncipe lo que le gusta es salir del palacio a escondidas vestido de mujer y consigue la ayuda de una modista de su edad. Es el punto de partida de Jen Wang para crear un cuento sobre la identidad, la familia y el amor, pero a través de destruir algunos de los prejuicios de los cuentos clásicos y sus visiones tradicionales. Con un dibujo al servicio de la historia, el autor se acerca a las líneas de Disney y las obras de saldo para contrastar su mensaje con el prestablecido para los niños durante generaciones.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina (Norma Editorial)

La televisión de finales del siglo XX alumbró a una bruja pizpireta que vivían con sus longevas sobrinas. Sin embargo, el cómic de Sabrina es más oscuro, perturbador y seductor porque pone más énfasis en el terror que encabeza su título. Hay no muertos, magia oscura y otros ingredientes llegados del mundo esotérico en el que lo bueno y lo malo están tan enredados que no hay un camino claro. Todo un desafío para una joven en su último período adolescente.

Los puentes de Moscú (Astiberri)

El asturiano Alfonso Zapico se sirve de la reunión entre Eduardo Madina y Femin Muguruza para recorrer el complicado trayecto vasco desde que hablar del conflicto era un tabú en los hogares hasta la actualidad. El autor se aproxima a los protagonistas como un recién llegado, pero también investiga los ambientes, los principios, las contradicciones y las consecuencias de una realidad oculta para quienes no querían mirar.

GOYA. Lo sublime terrible (Dib-buks)

El Torres es uno de los guionistas españoles más atareados de estos tiempos en España. Por un lado, es referencia en el mundo del terror gracias a sus ocurrencias, por el otro, acaba de descubrir el mundo milenial gracias a que le echa una mano al Rubius con 'Virtual Hero'. Entre medias, ha finalizado un proyecto que le ha llevado mucho tiempo debido a las pausas obligadas. Su Goya tiene oscuridad porque el personaje lo pide y poque el autor no podía dejar escapar un escenario tan apetitoso para él con un hombre que se queda sordo, sufre alucinaciones y vive atormentado por su historia personal y lo que le rodea. El misterio, el terror y el pintor completan un anexo a las pinturas negras del zaragozano que dibuja Fran Galán.

Vampi (Grafito)

Ser una niña vampira en Transilvania debería ser fantástico para la diversión. Pero como cualquier chaval, Vampi tiene que lidiar con los límites de un adulto, en este caso un mayordomo, para poder escaparse a sus aventuras infantiles. José Fonollosa se encarga de dibujar el derroche de imaginación de la muchacha con unas aventuras que deberían atraer a cualquier joven gracias a su cóctel de ingredientes. Para quienes se queden con ganas de más, sólo tienen que esperar porque el personaje está pensado como el comienzo de una serie tebeos con más peripecias de la pequeña vampira.

Picara y Gámbito: anillo de fuego (Panini)

En el mundo de Marvel los amores de sus protagonistas suelen estar abocados a lo exagerado. Con Pícara y Gámbito, eternos amantes con maldición a la griega por no poder tocarse, la relación siempre ha dado juego en las páginas. Pero una miniserie pensada por la escritora Kelly Thompson y dibujada por el español Pere Pérez ha llamado la atención este año. La búsqueda de mutantes deriva en una historia de amor diferente, real y cercana en medio de condicionantes superhumanos.

Una estrella de algodón negro (Norma Editorial)

Buena parte del éxito de los tebeos procede de su expansión por las filas de las fuerzas armadas estadounidenses como elementos distracción y apoyo moral durante la II Guerra Mundial. Y aunque los asuntos bélicos parecen haber quedado como un subgénero menor en las viñetas, hay novedades como 'Una estrella de algodón negro' que atraen más allá de los fanáticos de las armas o de las recreaciones. El dibujante Cuzor despliega sus mejores lápices para invadir las viñetas con tanques y soldados, mientras que Yves Sente escribe una historia que enlaza Estados Unidos y Europa de tal modo que ha logrado que en Francia sea un éxito de ventas.

El bosque milenario (Ponent Mon)

La precisa mano de Jiro Maniguchi no pudo acabar 'El bosque milenario' porque le sobrevino la muerte en 2017, pero su visión nipona de la naturaleza se ha publicado hasta donde el cuerpo le permitió. El autor japonés trata de trasladar su amor por el planeta a los más jóvenes al tiempo que consigue enseñar el camino a los adultos. Como es habitual, la prodigiosa mano de Taniguchi presenta páginas para disfrutar contemplando su sensibilidad.

Paper Girls (Planeta Cómic)

Brian K. Vaughan cada vez tiene más tareas en su apretada agenda. Le llaman para guiones de televisión, le tientan con series de tebeos de postín y mantiene su participación en la plataforma Panel Syndicate, pero todavía tienen tiempo para idear nuevas aventuras para las chicas del periódico que se han perdido en pliegues espaciotemporales. Explorando nuevos horizontes sigue revelando historias adolescentes que el lápiz del singular Cliff Chiang ha sincronizado en una misión perfecta para enganchar a jóvenes y amantes de los viajes en el tiempo fantásticos con ganas de novedades.

Thor: Diosa del Trueno (Panini)

Que el martillo de Thor fuera empuñado por una mujer tenía caducidad. Pero la creatividad de Jason Aaron le ha dado a Jane Foster el protagonismo de una de las mejores series del siglo entre los superhéroes. La diosa del trueno va a morir de cáncer y será llorada en las páginas, pero hasta entonces ha sembrado un legado apuntalado con determinación y nuevos roles femeninos en los antiguos reinos de la testosterona.

Hasib y la reina de las serpientes (Impedimenta)

La historias de 'Las mil y una noches' dan para muchas reinterpretaciones, pero David B. ha preferido recoger en uno de sus cuentos (Hasib y la reina de las serpientes) el aire persa que en su tiempo debió inspirar a la recopilación medieval. Los seres oníricos desfilan por las páginas mientras el protagonista trata de cumplir su misión en un mundo difuso en que la vida parece un sueño más amplio que el del Segismundo de Calderón de la Barca.

Ilustración

La conquista de los polos: Nansen, Amundsen y el Fram (Nordica)

Si la historia de los exploradores Nansen y Amundsen ya es de por sí interesante, las ilustraciones de Agustín Comotto y la preciosista encuadernación de Nordica hacen que sea una obra muy atractiva. El guion está a cargo de Jesús Marchamalo, experto en las lides que ha cogido el gusto a colaborar con dibujantes tras varias experiencias. Acompañar a los aventureros con los ojos se convierte en un paseo sensorial para repetir una y otra vez.

Cascanueces y el Rey Ratón (Nordica)

El particular cuento navideño de E. T. A. Hoffman encandila a niños y adultos. Ese mundo que hace abrir los ojos a los más pequeños y disfrutar de múltiples lecturas a los mayores ha sido enriquecido por las ilustraciones de Maite Gurrutxaga para acompañar el placer de la lectura. El texto respeta el espíritu original de la lucha por no perder el romanticismo al alcanzar la madurez con pausas para aumentar la imaginación en los dibujos mudos de tono verdoso que juegan con los ojos igual que los niños con sus muñecos.

Roedores. Cuerpo de embarazada sin embrión (Random House)

Paula Bonet es una artista que mira a la pintura para ilustrar sus creaciones pero a sus entrañas para buscar el contenido. Así ha elaborado un nuevo trabajo personal que se acerca al aborto desde una experiencia que abarca las diferentes etapas que ella misma ha vivido y que ha querido compartir en un libro. Quiere abrir el debate sobre el componente psicológico, sobre el tabú y la culpabilidad, hablar con el lector. Consigue salir de la página porque el color se desborda sobre sus dibujos y alcanza también en sus entrañas del lector.