'Mujeres errantes' de Pilar Sánchez Vicente

'Mujeres errantes' de Pilar Sánchez Vicente

Una escritora que vive en Suiza regresa a Gijón para ver morir a su madre y conocer de su boca que en realidad no lo es

CÉSAR COCA

La vieja máxima de Tolstói sobre las familias felices y las infelices se cumple de manera escrupulosa. Pilar Sánchez Vicente lo demuestra en su última novela, 'Mujeres errantes', que parte de un punto argumental que sin duda resulta atractivo. La protagonista de la historia es una célebre escritora suiza, que reside en Londres y es hija de una española que tras haber vivido muchos años al pie de los Alpes ha ido a pasar el final de sus días a Gijón, su tierra natal.

Cuando la escritora va a visitarla, en parte porque sabe de su mal estado de salud y en parte también para compensar de alguna manera sus largas ausencias, se va a encontrar con un pasado que ella no conoció pero que ha condicionado su vida. Y va a hallar también una sorpresa: su madre le confesará, prácticamente al morir, que en realidad no lo es. A partir de ahí, la protagonista debe descubrir quién la trajo al mundo y cuál es su origen real.

Para ello, indaga en el pasado de quien creía su madre, y ello la lleva a realizar un recorrido entre la antropología y la historia, por el Gijón de la primera parte del siglo XX. La novelista cuenta cómo era la ciudad, las costumbres, los salarios de la época, los rincones más populares, las tabernas, en un ejercicio de atractivo costumbrismo. Mientras, se va desentrañando la madeja de una trama que es un homenaje a las mujeres que cargaron con el peso de la emigración. Y eso afecta a quienes se fueron buscando una oportunidad, y quienes se quedaron, gestionando ausencias, duelos y miseria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos