'Lucky Jim' de Kingsley Amis

'Lucky Jim' de Kingsley Amis

Un modesto profesor de Universidad tiene que ganarse la renovación de su contrato y al tiempo caer en gracia a su catedrático y conquistar a una mujer

César Coca
CÉSAR COCA

Existe un subgénero dentro de la literatura anglosajona que es el de las 'novelas de campus'. David Lodge ha escrito varias de ellas, derrochando humor y mala uva. Esta de Kingsley Amis, la primera de su producción, es para algunos la pionera del subgénero, y desde su publicación en 1954 se convirtió en un modelo a seguir.

La obra se centra en la peripecia de Jim Dixon, un profesor de Historia Medieval en una universidad inglesa que no se nombra pero que no parece ninguna de las grandes. Próximo ya el final de curso, Dixon ve que su continuidad para el siguiente no está en absoluto garantizada. El jefe de su departamento, un catedrático pedante, desmemoriado y torpe hasta la caricatura, le exige que publique un artículo en una revista para poder defender una prórroga de su contrato, y encima lo tiene de chico para todo. Además de luchar por su continuidad, Dixon quiere conquistar a Margaret, una compañera que ha tratado de suicidarse por un desengaño amoroso, pero al tiempo se ve atraído por la novia del hijo de su jefe de departamento, un artista con muchas más pretensiones que talento.

Esa es la trama que le sirve a Amis para describir el ambiente endogámico de la universidad, las envidias que corroen sus cimientos, la mediocridad rampante de sus profesores, la indiferencia de los alumnos, la vacuidad de muchos cursos e investigaciones y la hipocresía general. En la novela pasan pocas cosas y lo que cuenta es el diálogo. Un diálogo permanente entre personajes que quieren pasar siempre por brillantes y con frecuencia no son más que pobres diablos. Lo que incluye también a Dixon, por supuesto, con el atenuante de que él es consciente de su escaso nivel.

La novela, considerada una de las obras maestras de la literatura de humor británica, ha regresado a las librerías en una nueva y ajustada traducción de Eder Pérez Garay.

Temas

Libro
 

Fotos

Vídeos