Bilbao rinde homenaje a la poeta Ángela Figuera

Margarita González Liebmann, nuera de Ángela Figuera, junto al alcalde de la villa, Juan María Aburto. /
Margarita González Liebmann, nuera de Ángela Figuera, junto al alcalde de la villa, Juan María Aburto.

La bilbaína es considerada una de las figuras fundamentales del género en la postguerra española

AGENCIAS

El Ayuntamiento de Bilbao ha rendido hoy homenaje a la poeta bilbaína Ángela Figuera, una de las figuras fundamentales del género en la postguerra española, pero desconocida para el gran público.

La corporación ha celebrado el nacimiento de Ángela Figuera (Bilbao 1902 - Madrid 1984) mediante la colocación de una placa conmemorativa en el número 13 de la calle Juan Ajuriaguerra, donde estuviera la casa natal de la escritora.

En el acto de homenaje, que ha contado con la presencia de Margarita González Liebmann, nuera de Ángela Figuera y viuda de su hijo Juan Ramón, fallecido hace tres años, el alcalde de la villa, Juan María Aburto, ha destacado que fue una mujer «extraordinaria y adelantada a su tiempo, que escribió con palabras sencillas sobre asuntos que aún hoy siguen resultando complejos».

«Escribió sobre las injusticias, sobre la libertad mil veces pisoteada a lo largo del siglo XX, sobre la vida truncada de aquel hijo que se le murió al nacer, y escribió sobre la igualdad y los derechos de la mujer», ha enumerado.

Tras recordar la represión sufrida por Ángela Figuera durante los primeros años de la dictadura franquista, Aburto ha evocado las «intensas tertulias clandestinas» que, a su regreso a Bilbao, se organizaban en la casa que su hermano, «el conocido pintor Rafael Figuera», tenía en la calle Carmelo de Santutxu.

En ellas, ha agregado, participaban «grandes nombres de la resistencia intelectual al franquismo», como Jorge Oteiza, Federico Krutwig, Ángel Ortiz Alfau, Gabriel Celaya, Blas de Otero, Sabina de la Cruz o Gabriel Aresti.

«En aquellos encuentros del chalé Munitis se forjaron intensos lazos de amistad y grandes sintonías literarias», ha subrayado el alcalde.

En 2008 el Ayuntamiento institucionalizó un día anual para contribuir a dar a conocer su persona y obra poética, desconocida para el gran público, cuando está considerada una de las principales poetas vascas del grupo de poetas de la posguerra, la llamada generación del 36.

Su figura quedó relegada en la época por el hecho de ser mujer, dentro su grupo poético al que pertenecieron otros autores vascos más reconocidos como Blas de Otero o Gabriel Celaya.

Desde 2001 cuenta también con una calle en su recuerdo en el entorno de los barrios de Zabala y Miribilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos