'El asesinato de Laura Olivo' de Jorge Eduardo Benavides

'El asesinato de Laura Olivo' de Jorge Eduardo Benavides

Una agente literaria a la que sus autores parecen odiar muere de forma violenta y un antiguo policía peruano residente en Madrid debe investigar

César Coca
CÉSAR COCA

El protagonista de la última novela del escritor peruano afincado en España Jorge Eduardo Benavides es un expolicía que salió apresuradamente de Lima por cuestiones relacionadas con su trabajo y vive ahora en Madrid haciendo pequeñas gestiones para un compatriota que ejerce de abogado. El expolicía es un tipo alto, de piel muy oscura, que se apellida Larrazabal, lo que lo obliga con frecuencia a explicar que su padre era de Lekeitio, y de ahí el apellido.

Larrazabal vive en Lavapiés, corazón del Madrid más multicultural, y tiene una novia de origen marroquí. Un día, la dueña del piso en el que vive le encarga que ayude a una sobrina, encarcelada a la espera de juicio con la acusación de haber matado a su amante, una conocida agente literaria. Todas las pruebas apuntan a ella sin duda alguna, pero la mujer niega con obstinación tener la menor participación en el crimen.

El expolicía acepta el encargo y comienza a investigar para descubrir pronto que a la agente parecían odiarla todos sus autores y que se había visto envuelta en varios chanchullos relacionados con plagios y engaños sobre anticipos y derechos de autor. De esa forma, por la novela pasan escritores –algunos de ellos verdaderas caricaturas de novelistas reales–, agentes y editores, formando un fresco de un sector con cierto aire glamuroso pero que esconde las mismas o más mezquindades que cualquier otro.

 

Fotos

Vídeos