El Guggenheim firmó en 2018 su tercer mejor año con 1,26 millones de visitantes

Colas a la entrada del museo./IGNACIO PÉREZ
Colas a la entrada del museo. / IGNACIO PÉREZ

El Bellas Artes cerró el ejercicio con 253.000 asistentes, el 40,7% de fuera del País Vasco

Iñaki Esteban
IÑAKI ESTEBAN

Sin récords pero sin pausa. Así se resume 2018 para los dos grandes museos bilbaínos, el Guggenheim y el Bellas Artes, en cuanto a la afluencia a sus salas. Si en 2017 ambos lograron sus marcas históricas, con 1,32 millones de visitantes y 315.000 respectivamente, el año recién acabado se salda con 1,26 millones y 253.000. Una cifras que superan por mucho lo que hasta poco se consideraba un buen resultado, el millón de espectadores para el Guggenheim y los 200.000 para el Bellas Artes, y que consolidan un nueva tendencia.

Son números especialmente significativos, por cuanto que el museo de Abandoibarra se benefició en 2017 de las 113.000 entradas gratuitas de la Diputación de Bizkaia y por el cierre de las salas del edificio antiguo del museo del parque del 18 septiembre al 5 de octubre, dentro de una temporada en que, además, se ha nutrido en gran medida de su colección. La suma de la asistencia a los dos museos supera los 1,5 millones, cuatro veces la población bilbaína, que ronda los 345.000 habitantes.

Es la tercera mejor marca del Guggenheim, después de 2017, cuando celebraron el 20 aniversario, y de 1998, su primer ejercicio completo después de su inauguración en octubre de 1997. La celebración de las dos décadas de trayectoria y el apoyo de la Diputación con 113.000 entradas gratis utilizadas por los vizcaínos hizo que los datos por procedencia variasen a favor de los empadronados en el territorio histórico, que representaron el 19% del total de asistentes. Sin este efecto, en 2018 las cifras vuelven a la tendencia histórica. Así, Bizkaia ha aportado el 7%, Álava el 1% y Gipuzkoa otro 1%, mientras que los extranjeros han supuesto el 71%. Los franceses encabezan este apartado con el 18% del total. Dentro de España, un 5% procede de Madrid y un 4% de Barcelona.

En el capítulo del origen de los visitantes reside una de las novedades más destacadas del Bellas Artes. Si antes se tomaba como un hecho que su fuerte estaba en el consumo local, la tendencia indica que la suma de los visitantes de fuera del País Vasco sigue creciendo. En el año pasado alcanzó el 40,7 % del total de visitantes, un 25,4 % de extranjeros, lo apunta a que el flujo del Guggenheim va llegando al museo del parque, como es evidente para el que frecuenta sus salas.

La programación de 2018 ha estado centrada en el 110 aniversario y en un celebración que ha puesto de relevancia el valor de la colección del centro. Con sus fondos se han realizado dos exposiciones temporales, '110 años 110 obras' y 'ABC. El Alfabeto del Museo de Bilbao' y gran parte de 'Después del 68', la muestra sobre los últimos cincuenta años de arte vasco. Además, el centro ha acogido la última muestra en vida de Eduardo Arroyo, titulada 'Arroyo, le retour des croisades', y 'Goya y la corte ilustrada', con un buen número de obras del Prado firmadas por el maestro aragonés, como 'La gallina ciega'.

La exposición que más público atrajo en el Guggenheim fue la titulada 'Soy tu espejo' de Joana Vasconcelos, con 650.000 asistentes, la tercera más vista si se toma como referencia la media diaria, con más de 5.000 entre los meses de julio y noviembre. Le sigue 'Arte y China después de 1989. El teatro del mundo' con 620.000, y 'Chagall. Los años decisivos. 1911-1919' con 453.000. En el museo destacan las 303.000 personas que entraron a la sala 105 para ver la muestra de la donostiarra Esther Ferrer 'Espacios entrelazados' entre mediados de marzo y mediados de junio, «una cifra alta para el periodo», apuntan.

 

Fotos

Vídeos