El café pamplonés de Harvard

Letrero del Café Pamplona./Christopher Peterson, Wikimedia Commons CC 3.0
Letrero del Café Pamplona. / Christopher Peterson, Wikimedia Commons CC 3.0

En 1959 una mujer navarra abrió en Cambridge (Massachussets, EE UU) una cafetería que llegaría a ser icono de la ciudad y a tener su propio libro de cocina

ANA VEGA PÉREZ DE ARLUCEA

Si pasan ustedes alguna vez por el centro de Cambridge (Massachussets, EEUU), calle Bow número 12, verán una simpática casita de madera pintada de color rojo y en su fachada, un letrero con un nombre entrañablemente reconocible para nosotros: Café Pamplona. Situado en los bajos del edificio y con una pequeña terraza adyacente, el Pamplona está siempre lleno de estudiantes de la cercana universidad de Harvard tomando café, bocadillos y cosas bastante menos típicas de la costa este norteamericana, como sopa de ajo o tortilla de patata.

Este oasis de españolidad se debe a una mujer, Josefina Yanguas (1916-2007), que nacida en Pamplona y emigrada en 1948 a Estados Unidos decidió abrir en su lugar de adopción un café que le recordara a los de su tierra natal. En 1959 y con los ahorros de casi una década trabajando para la familia del también español y profesor en Harvard Amado Alonso, Josefina compró la casa de Bow Street en la que vivió durante el resto de su vida y en cuyos bajos abriría su anhelado negocio. Café Pamplona fue la primera cafetería de estilo europeo de Cambridge y estableció un estilo que por entonces faltaba dentro del ambiente estudiantil, el de un local relajado, sin música, en el que charlar o escribir durante largas horas en compañía de un buen café. Por sus mesitas y su pequeño salón con suelo ajedrezado pasarían a partir de entonces generaciones de universitarios, futuros premios Nobel o grandes literatos como Pedro Salinas, Jorge Guillén o Robert Lowell.

Entrada del Café Pamplona en la actualidad.
Entrada del Café Pamplona en la actualidad. / Google Maps

En 1963 y gracias al éxito de la comida que servía en el Pamplona (sopa de ajo, alubias, tortilla…) Josefina Yanguas abriría un restaurante llamado Iruña con una oferta culinaria basada especialmente en la gastronomía vasca y navarra. Triunfaría de tal manera que en 1966 se editaría el recetario 'The Cambridge Iruña Cookbook of Spanish and Basque Dishes' (Libro de cocina del Iruña de Cambridge con platos vascos y españoles), con autoría de la misma Josefina y la escritora culinaria Jean Anderson.

Portada del recetario de Josefina Yanguas, 1966.
Portada del recetario de Josefina Yanguas, 1966. / Amazon

Con el tiempo, su propietaria vendería el Iruña y volvería a dedicarse únicamente al café, que cerró durante unos meses en 2004 antes de darse cuenta de que le era imposible dejarlo en otras manos. Con 89 años, Josefina volvió al pie del cañón y reabrió su café, convertido ya en un símbolo culinario de Cambridge. Murió en 2007, después de recibir las llaves de Pamplona de manos de la alcaldesa Yolanda Barcina y de ser homenajeada en múltiples ocasiones. El Café Pamplona sigue abierto y sigue ofreciendo medias noches de jamón, gazpacho, sopa de ajo, sopa de alubias y tortilla de vez en cuando. De las recetas originales de Josefina y de los platos de su Iruña (alcachofas con jamón, espárragos con mahonesa, truchas a la navarra o pichones estofados) sabemos gracias a su recetario, reeditado en 2005, y también por un simpático libro sobre cocina española publicado en 1969 (The cooking of Spain and Portugal', de Peter Feibleman) que incluyó varias de sus fórmulas; ésas que alimentaron mentes brillantes durante casi 50 años, dejando el pabellón español y el prestigio de Navarra muy en lo alto.