Norman Foster gana el concurso para ampliar el Bellas Artes

Norman Foster junto a Miguel Zugaza, director del Museo de Bellas Artes en una visita que hizo en mayo./MAIKA SALGUERO
Norman Foster junto a Miguel Zugaza, director del Museo de Bellas Artes en una visita que hizo en mayo. / MAIKA SALGUERO

Con su proyecto, el museo ganará 7.390 metros cuadrados, 2.250 en la superficie ya construida y al menos 5.140 de nueva construcción

Iñaki Esteban
IÑAKI ESTEBAN

El arquitecto Norman Foster, que se ha presentado junto a Luis María Uriarte, es el que realizará la ampliación del Bellas Artes de Bilbao. Con su proyecto, el museo ganará 7.390 metros cuadrados, 2.250 en la superficie ya construida y al menos 5.140 de nueva construcción. Más espacio para exposiciones, mejores servicios para el visitante y la integración del Bellas Artes en la trama urbana del nuevo Bilbao, el del Guggenheim y Abandoibarra, son los objetivos que le ha marcado al vencedor el patronato del museo y por los que le han juzgado un jurado presidido por el director del Bellas Artes, Miguel Zugaza.

Norman Foster y Luis María Uriarte contarán con un presupuesto de 18,6 millones de euros y cobrará unos honorarios de 1,575 millones. Deberá entregar las llaves a finales de 2022 o principios de 2023. Unas obras que obligarán al museo a cerrar unos 18 meses, en los cuales se buscarán otros espacios para continuar con el programa de exposiciones.

Norman Foster y Luis María Uriarte

Un gran conocedor del subsuelo bilbaíno

Texto alternativo

En 1978 se inauguró en el Sainsbury Centre for Visual Arts de la Universidad de East Anglia, diseñado por un Norman Foster que empezaba a pisar fuerte pero que era relativamente desconocido. Diseñó un recinto único y flexible, abierto a modificaciones. Cuando se le pidió una ampliación a finales de la década de 1980, en lugar de extender la estructura existente, construyó un sótano ampliado con una fachada curva de cristal con vistas a un lago artificial: una intervención incita a imaginarse una estrategia similar para Bilbao, ciudad de la que conoce bien su subsuelo desde que la construcción de metro, que lleva su firma. En el Carré d'Art de Nimes, abierto en 1993, también construyó hacia abajo, para que las nueve plantas de esa mediateca francesa con salas para exponer arte no desentonaran con un entorno en edificios de alturas bajas. Se ha aliado para el concurso con Luis María Uriarte, el arquitecto vasco que dirigió la ampliación del Bellas Artes inaugurada en 2001 y ejecutada en la primera etapa al frente del Bellas Artes de Zugaza. Luego ha diseñado el Muxikebarri de Getxo.